El plan secreto de la administración Trump para ofrecer apoyo al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, fue preconcebido y coordinado estrechamente

El plan secreto de la administración Trump para apoyar al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, realizar un Golpe contra Maduro fue preconcebido y coordinado estrechamente, revela el diario estadounidense, Wall Street Journal.

La noche antes de que el líder de la oposición se haya autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, recibió una llamada telefónica por parte del vicepresidente de EE.UU, Mike Pence.

Pence prometió que Washington respaldará a Guaidó si tomara las riendas del Gobierno de Nicolás Maduro, a través de invocar una cláusula en la constitución del país sudamericano, dijo un alto funcionario de la administración, según WSJ.

Esa llamada nocturna puso en marcha un plan que se había desarrollado en secreto durante las semanas anteriores tras numerosas conversaciones entre funcionarios estadounidenses, aliados, legisladores y figuras clave de la oposición venezolana, incluido el propio Guaidó.

Maduro: “Debemos prepararnos para la defensa de Venezuela”

Como fue planeado, el jefe de la Asamblea Nacional venezolana declaró el pasado miércoles, tras proclamarse a sí mismo como presidente interino del país, que el Gobierno de Maduro es ilegítimo y que su decisión para asumir el poder está de acuerdo completo con la constitución del país.

Casi al instante, tal como lo había prometido Pence, el presidente estadounidense, Donald Trump, emitió una declaración en la que reconoció a Guaidó como el líder legítimo del país. Poco después llegaron pronunciamientos similares de Canadá, Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Perú y otros.

Por otro parte, Maduro, quien se negó a hacerse a un lado, casi con la misma rapidez obtuvo declaraciones de apoyo de Turquía, Rusia, México y Bolivia, lo que dio fracasado el golpe de estado planeado en su contra desde Washington.

Compartir: