Después de romper el acuerdo nuclear con Irán y restablecer las sanciones contra Teherán, que enfrentó la oposición de la comunidad internacional, ahora la Administración de Donald Trump busca formar una coalición anti-iraní.

Después de romper el acuerdo nuclear con Irán y restablecer las sanciones contra Teherán, que enfrentó la oposición de la comunidad internacional, ahora la Administración de Donald Trump busca formar una coalición anti-iraní.

Conferencia de Varsovia

A mediados de enero, el secretario de Estado estadounidense anunció una reunión ministerial en Varsovia, Polonia, para los días 13 y 14 de febrero. Mike Pompeo explicó que el acto se concentrará en Irán y se abordarían los medios para garantizar que el país persa “no sea una influencia desestabilizadora” en Oriente Medio.

“Reuniremos a docenas de países de todo el mundo”, dijo Pompeo en una entrevista con Fox News durante su gira a Oriente Medio. En su acelerado periplo, el halcón visitó 9 países durante 8 días, comenzando por Jordania y continuando en Irak, Egipto, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Catar, Arabia Saudí, Omán y Kuwait.

La gira tenía como objetivo aplacar a los aliados de Washington en la región luego de la decisión de Trump de retirar a las tropas estadounidenses de Siria, lo que despertó la preocupación de que la influencia de Irán podría crecer.

No se trata de algo nuevo. En julio de 2018, Trump ya había expresado su intención de crear una OTAN árabe con el fin de hacer frente a Irán, similar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, pero integrada por varios países árabes (Egipto, Jordania, Arabia Saudí, Bahréin, Kuwait, Omán, Catar y los EAU).

A la conferencia de Varsovia fueron invitados casi 80 países, pero Irán queda fuera “debido al actual estado de las relaciones entre Irán y Estados Unidos no era posible invitar a Irán”, tal y como justificó el viceministro polaco de Asuntos Exteriores, Maciej Lang.

Los ausentes

Rusia fue uno de los primeros países que rechazaron la invitación. En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, el 22 de enero, el embajador de Rusia, Vasili Nebenzia, consideró contraproducentes “los intentos por crear algún tipo de alianza militar en la región celebrando conferencias y centrándose en un acercamiento simplificado unilateral que está claramente vinculado con Irán”.

La jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, tampoco asistirá al evento. Otros países europeos no se han pronunciado oficialmente al respecto, aunque The Wall Street Journal, citando a diplomáticos europeos, ha revelado que la reunión podría cancelarse por escasez de asistencia.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia ha pedido a los cancilleres europeos que asistan a la conferencia, pero algunos de esos diplomáticos han especulado con la posibilidad de que el señor Pompeo se vea incluso obligado a cancelarla en el último momento por baja asistencia o por asistencia de funcionarios de nivel inferior”, explicó el diario estadounidense.

Irán, a su vez, calificó la conferencia de “un desesperado circo antiiraní” y amenazó al país europeo con “medidas de represalia”.

EEUU da marcha atrás

Las críticas obligaron a la Casa Blanca a suavizar su postura. El embajador en funciones de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Jonathan Cohen, aseveró que la conferencia de Varsovia “no es una ocasión para demonizar o atacar a Irán”.

“Los puntos de la agenda incluyen una discusión sobre las crisis humanitarias en Siria y en Yemen, así como sesiones sobre desarrollo de misiles, extremismo y ciberseguridad”, señaló.

Hay que esperar para ver lo que pasará en la Conferencia de Varsovia, en caso de que se celebre, sin embargo, muchos analistas políticos y medios ven con escepticismo el acto.  Para el diario estadounidense The New York Times, los esfuerzos para crear una coalición regional contra Irán enfrentan muchos obstáculos.

“Los obstáculos para crear tal coalición son formidables (…) En la práctica, será difícil para las naciones árabes colaborar estrechamente con Washington contra Teherán debido a la complejidad de las relaciones en la región, según funcionarios y analistas de los países visitados por Pompeo”, destacó el rotativo tras cuestionar el resultado del viaje de Pompeo a la región.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 89 = 92