EE.UU. llevó a cabo este miércoles su primera ejecución de 2019, de un hombre condenado por asesinar a un oficial de policía hace 30 años durante un intento de robo.

EE.UU. llevó a cabo este miércoles su primera ejecución de 2019, de un hombre condenado por asesinar a un oficial de policía hace 30 años durante un intento de robo.

Robert Mitchell Jennings, de 61 años, fue declarado muerto a las 18H33 locales (00H33 GMT del jueves) en una prisión de Huntsville, Texas, según la agencia de noticias AFP.

Había sido condenado por matar a tiros a Elston Howard en una librería para adultos el 19 de julio de 1988, según un fallo del tribunal y medios locales.

Howard, de 24 años, estaba deteniendo a un empleado de la librería por exhibir ilegalmente películas pornográficas cuando entró Jennings, que acababa de robar una sala de cine para adultos.

Jennings caminó hasta Howard y le disparó dos veces. Después de que el oficial cayera, le volvió a disparar antes de huir a su vehículo, donde le dijo a un cómplice que había abatido a un “guardia de seguridad”.

El acusado apeló en múltiples ocasiones desde su sentencia en 1989, y sus partidarios destacaron su difícil educación y sus limitaciones intelectuales en sus pedidos de clemencia.

Esta semana, una corte rechazó su última apelación, que se centraba en las deficiencias de su defensa legal en casos anteriores.

Estados Unidos llevó a cabo 25 ejecuciones en 2018, 13 de ellas solo en el estado de Texas.

Las organizaciones como la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles denuncian el uso de sustancias como midazolam en las ejecuciones en Estados Unidos.

Al midazolam se le han atribuido ejecuciones problemáticas en al menos 7 estados del país donde los condenados han tardado en morir y antes de hacerlo han dado visibles muestras de sufrimiento.

Esto ha llevado a muchos condenados en Estados Unidos a pedir otras técnicas de ejecución como la silla eléctrica para evitar el dolor.

Compartir: