Quim Torra ha aprovechado el traslado de los presos independentistas a las cárceles de Madrid para lanzar una petición de ayuda a la comunidad internacional.

Quim Torra ha aprovechado el traslado de los presos independentistas a las cárceles de Madrid para lanzar una petición de ayuda a la comunidad internacional.

El presidente de la Generalitat ha apelado a “ciudadanos, gobiernos, entidades y medios de comunicación” extranjeros para que se sumen “al clamor del pueblo de Cataluña”, informó El Periódico.

Torra, que ha leído la declaración institucional en la galería gótica del Palau de la Generalitat con todo el resto del Ejecutivo a su espalda, ha evidenciado qué estrategia seguirá el Govern a partir de ahora. Por un lado, va a intentar transmitir que los encausados representan a toda Cataluña, no solo al independentismo; por otro, va a centrarse en conseguir un apoyo internacional que de momento ha dado la espalda al ‘procés’.

Por eso el president ha empezado su alocución con un ‘good afternoon’ y se ha dirigido a las cámaras en inglés durante casi todo el mensaje. En su opinión, la comunidad internacional, y en especial la Unión Europea, debe “proteger” a los independentistas catalanes de la falta de democracia con la que a su juicio opera la maquinaria institucional española.

La Generaltitat se propone en las semanas que vienen ser un “altavoz de denuncia” de la situación de los presos. “El clamor de justicia y libertad debe llegar a todos los rincones posibles. El vicepresidente, los ‘consellers’, la presidenta del Parlament y los líderes cívicos quieren ir al juicio para plantar el espejo de la vergüenza ante los poderes del Estado español”, ha dicho en referencia a los procesados.

Se movilizan en Barcelona ante traslado de presos independentistas

“Escarmiento”

Torra ha asegurado que los presos, que serán juzgados por el Tribunal Supremo a partir del día 12 de febrero, “no han cometido ningún delito”. Y que el Estado español lleva meses “vulnerando” sus derechos fundamentales. Según él, se ha utilizado la prisión preventiva como “escarmiento”, se han “liquidado derechos parlamentarios”, se ha “impedido la investidura del candidato propuesto por la mayoría” –en referencia a Carles Puigdemont- y se ha “judicializado” la política. Ha afirmado que existe, en resumen “una estrategia premeditada para liquidar la libertad de expresión y la voluntad democrática de los catalanes”.

También ha reivindicado el derecho de Cataluña a la autodeterminación y ha puesto en duda la calidad de la democracia española cuando ha asegurado que el Gobierno de Pedro Sánchez debe actuar con “valentía y coraje” para “emprender los cambios democráticos que España necesita para homologarse a las democracias plenas y avanzadas del mundo”.

La relevancia que el independentismo concede a un juicio que ve como una oportunidad para volver a movilizar a sus bases queda clara en la consideración de Torra de que “cambiará para siempre nuestro país y su relación con el Reino de España”.

Compartir: