El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, cree que la conferencia antiraní, planeada por Estados Unidos en la capital polaca, Varsovia, se ha derrumbado antes de despegar.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, cree que la cumbre antiraní de Varsovia, planeada por Estados Unidos en la capital polaca se ha derrumbado antes de despegar.

“La reunión de Varsovia quedó condenada al fracaso antes de su comienzo”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores de Irán en una entrevista con la agencia ICANA, refiriéndose a la cita que tendrá lugar los días 13 y 14 del mes en curso en Polonia, según Al Manar.

En un principio, EE.UU. hizo un gran esfuerzo para que la reunión fuera una plataforma antiraní, no obstante tuvo que retroceder en su postura sobre Irán, ya que la mayoría de los funcionarios internacionales rechazaron acudir a semejante cumbre.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció el pasado mes de enero la celebración de dicha reunión, que supuestamente se centraría en el “elemento importante de asegurarse de que Irán no fuera una influencia desestabilizadora”.

Irán presenta misil capaz de alcanzar bases de Israel y EEUU en Golfo Pérsico

Sin embargo, más tarde y en el mismo mes, mientras los funcionarios de varios países indicaron que no irían a participar, el embajador adjunto norteamericano ante la ONU, Jonathan Cohen, sostuvo en una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que la conferencia de Varsovia “no sería un espacio para demonizar o atacar a Irán”.
Según el canciller persa, Washington “intenta compensar de alguna manera la atmósfera que se ha creado en su contra”, así que aparentemente “la cumbre no se llevará a cabo en el formato que los estadounidenses deseaban”.

La Administración de Donald Trump ha adoptado una postura cada vez más antagónica contra Irán. El actual inquilino de la Casa Blanca y sus colaboradores cercanos han realizado declaraciones enérgicas sobre la República Islámica desde que asumió el cargo en 2017.
En el pasado mayo, Trump salió unilateralmente de un acuerdo nuclear internacional, firmado entre Irán y las seis potencias mundiales, el entonces G5+1. La retirada se produjo aunque el tratado se ha ratificado en forma de una resolución por parte del Consejo de Seguridad.

Acto seguido, la Casa Blanca restableció todas las sanciones relacionadas con el programa de la energía nuclear de Teherán que ya habían sido levantadas por el tratado, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Entre tanto, las otras partes del PIAC, incluidos los países europeos, se han mantenido en el pacto con Irán, desafiando las expectativas de Estados Unidos de abandonarlo. Últimamente, se estableció un mecanismo de pagos entre Teherán y Europa, llamado Instex, que posibilita la continuación de transacciones comerciales a pesar de las sanciones estadounidenses.

Compartir: