Una empresa de construcción israelí realizará una inversión millonaria en el proyecto de construcción de nuevos asentamientos para los colones en la Ciudad Vieja de Jerusalén (al-Quds).

Una empresa de construcción israelí realizará una inversión millonaria en el proyecto de construcción de nuevos asentamientos para los colones en la Ciudad Vieja de Jerusalén (al-Quds).

En una flagrante violación del derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que se oponen a las políticas de expropiación de tierras de Tel Aviv en los territorios ocupados de Palestina, Israel expande cada vez más las construcciones ilegales.

Según un informe publicado por el diario Israel Hayom, la compañía para la Reconstrucción y el Desarrollo del Barrio Judío en la Ciudad Vieja de Jerusalén invertirá más de 200 millones de shekels ($ 55,288,940) en las edificaciones.

Los proyectos incluirán la renovación de la Sinagoga Tiferet Israel, la Casa Quemada y el Museo Arqueológico de Wohl, todos ubicados en Jerusalén.

Los palestinos y los grupos israelíes pro DDHH que se oponen al levantamiento de nuevas colonias han calificado la medida de un nuevo intento de Tel Aviv para judaizar la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Hackers chinos alcanzan secretos vitales de la Cúpula de Hierro de Israel

A principios de esta semana, Ir Amim, una ONG israelí que está en contra de la expansión de los asentamientos de Israel, publicó un nuevo mapa, que muestra una “cadena acelerada e intensificadora de nuevas construcciones sobre el terreno en la parte más polémica y políticamente sensible de Jerusalén”, a decir la Ciudad Vieja y el anillo adyacente de los barrios palestinos.

El mapa apunta a un número creciente de campañas de asentamientos patrocinados por Israel dentro de los vecindarios palestinos, así como a “desalojos de palestinos iniciados por los colonos, tomas de sus hogares y la expansión de los complejos de los colonos”.

La oenegé también hizo hincapié en que la ejecución de dichos proyectos permite a Israel “explotar el turismo como una herramienta para reforzar las iniciativas de asentamientos en la Ciudad Vieja y sus alrededores, y de esta manera borrar la importante presencia palestina allí e imponer un carácter nacionalista israelí que desdibuja la naturaleza multi-religiosa y multicultural del espacio”.

Cerca de 600,000 colonos israelíes viven en más de 230 asentamientos que la ONU los considera como ilegales y son construidos desde la ocupación israelí en 1967 de los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén (Al-Quds).

Compartir: