El primer ministro de Polonia ha acusado al canciller de Israel de racismo en una escalada diplomática en aumento sobre el Holocausto.

El primer ministro de Polonia ha acusado al canciller israelí de racismo en una escalada diplomática en aumento sobre el Holocausto que resultó en la cancelación de una cumbre internacional en Jerusalén.

Mateusz Morawiecki retiró la participación de su país en la cumbre después de que Yisrael Katz, quien fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores israelí en funciones el domingo, acusara a Polonia de haber participado en el Holocausto.

Las observaciones de Katz fueron “inaceptables”, dijo Morawiecki según The Guardian. “No solo no podemos aceptar comentarios tan racistas, sino que con toda nuestra fuerza queremos enfatizar que lucharemos por la verdad histórica, por el honor de los polacos”, dijo a los periodistas.

Morawiecki ha decidido no tomar parte en la cumbre del Grupo de Visegrado (República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia).

Arranca la polémica conferencia de Varsovia con poca participación

La crisis diplomática estalló el jueves cuando algunos medios israelíes citaron al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, diciendo que “los polacos” colaboraron con los nazis. La oficina de Netanyahu más tarde dijo que fue mal citado y que dijo “polacos”, no “los polacos”, y que tenía la intención de culpar a las personas, no a toda la nación.

Compartir: