Un estudio revela que la atmósfera de la Tierra se extiende mucho más allá de lo que se creía hasta ahora y la Luna orbita en su interior y no fuera.

Un estudio revela que la atmósfera de la Tierra se extiende mucho más allá de lo que se creía hasta ahora y la Luna orbita en su interior y no fuera.

Un estudio realizado por investigadores rusos sobre la base de observaciones científicas que durante más de 20 años estuvieron en archivos, establece que las fronteras de la atmósfera de nuestro planeta están, en realidad, a 630 000 kilómetros, una distancia equivalente a 50 veces el diámetro de la Tierra.

Esto significa que la Luna (que se sitúa a una distancia promedio de 384 400 kilómetros) no está fuera de su atmósfera, sino justo en medio, según el estudio publicado el viernes pasado. De hecho, el único satélite natural de nuestro planeta orbita dentro de la atmósfera terrestre, al igual que sus numerosos satélites artificiales.

Stephen Hawking: la Tierra morirá dentro de 200 años

Sin embargo, la mala noticia es que, desde el punto de vista técnico, incluso teniendo en cuenta los lanzamientos espaciales, el hombre nunca abandonó la atmósfera de la Tierra.

Compartir: