La petrolera estatal saudí Aramco y dos grupos industriales chinos firmaron un acuerdo con un valor de 10.000 millones de dólares.

La petrolera estatal de Arabia Saudí Aramco y dos grupos industriales chinos firmaron un acuerdo con un valor de 10.000 millones de dólares.

Aramco y las compañías Norinco y Panjin Xincheng alcanzaron el pacto para construir una refinería y un complejo petroquímico en el noreste de China, según RT.

“Para llevar a cabo su proyecto, las tres firmantes han creado la compañía Huajin Aramco Petrochemical: el 35 % pertenecerá a Aramco, el 36 % a Norinco y el 29 % a Panjin Xincheng”, explicó la fuente.

Está previsto que la refinería empiece a funcionar en 2024 y sea capaz de procesar unos 300.000 barriles del petróleo al día, de los cuales la parte saudí suministraría hasta el 70 %.

El trato fue logrado durante la visita del príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman (MBS), a China, que es la tercera parada de la gira asiática emprendida por MBS  para recuperar su imagen internacional tras el asesinato del periodista Jamal Jashoggi.

Senadores de EEUU culpan a Bin Salman por asesinato de Jashoggi

Tanto el caso de Jashoggi como el de la guerra contra Yemen han perjudicado la reputación del príncipe saudí.

En sus viajes a Pakistán y La India, MBS enfrentó protestas callejeras en ambos países en las que los manifestantes condenaban los crímenes saudíes contra Yemen.

Durante casi 4 años de la campaña militar saudí contra Yemen, más de 16.000 personas han muerto. La guerra también ha sumido al país más pobre del mundo árabe en la peor crisis humanitaria del mundo.

Compartir: