Las manifestaciones empezaron en noviembre de 2018, después de que el presidente de Francia anunciara la subida de los precios de los combustibles.

Los ‘chalecos amarillos’ convocan nuevas protestas en París. Esto marca la decimoquinta semana de protesta contra las políticas económicas del presidente francés Emmanuel Macron, informó RT.

Francia vive desde mediados de noviembre de 2018 una oleada de movilizaciones de los llamados ‘chalecos amarillos’.

Las manifestaciones de los ‘chalecos amarillos’ estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron anuló ese incremento, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

Los manifestantes, que visten prendas fluorescentes, protestaban en un principio contra el alza de los precios de los combustibles y los impuestos, pero luego sus reivindicaciones se extendieron a otras demandas sociales y políticas; exigen incluso la dimisión del presidente Emmanuel Macron.

Como en ocasiones anteriores, la Policía volvió a reprimir a los manifestantes, lanzándoles gases lacrimógenos. En esta oportunidad al menos 30 personas fueron arrestadas y varias resultaron heridas

¿Qué hay detrás de la crisis “sin precedentes” entre Italia y Francia desde la Segunda Guerra Mundial?

En el plano general, los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

Un total de dos mil 891 personas, entre civiles y policías, resultaron heridos de distinta gravedad durante los disturbios que comenzaron hace seis semanas en Francia, en el marco de una protesta originada contra la subida de las tasas del precio de los carburantes, según el informe de un balance oficial.

De acuerdo con el balance, realizado por el ministerio francés del Interior, del total de los lesionados, mil 843 eran “civiles” y los otros mil 48 restantes eran agentes de varios cuerpos de las fuerzas del orden.

Desde el inicio de las protestas en noviembre, once personas perdieron la vida y al menos dos mil han sido heridas. Además, se contabilizan más de 200 casos de abusos por parte de las fuerzas de seguridad.

 

Compartir: