La nueva ojiva de bajo rendimiento W76-2 de EE.UU. está preparada para ser colocada en los misiles balísticos lanzados por submarinos ante las amenazas.

La nueva ojiva de bajo rendimiento W76-2 de EE.UU. está preparada para ser colocada en los misiles balísticos lanzados por submarinos ante las amenazas.

“La Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EE.UU. (NNSA, por sus siglas en inglés) completó con éxito, el 22 de febrero, la primera unidad de producción de la ojiva W76-2 en la Planta de Pantex, en Amarillo, Texas”, informó el lunes el Departamento estadounidense de Energía.

Además, recordó que la producción de la W76-2 —una modificación de la ojiva W76-1— cumple la iniciativa solicitada por el presidente estadounidense, Donald Trump, en el documento que lleva por título ‘Revisión de Postura Nuclear 2018’, conforme a la cual EE.UU. debe modernizar su arsenal y desarrollar nuevas armas nucleares de baja potencia.

Previamente, en 2017, Trump había pedido la fabricación de armas nucleares más pequeñas y más precisas que las termonucleares tradicionales a raíz de las nuevas amenazas supuestamente procedentes de Rusia y Corea del Norte, de acuerdo con lo divulgado en su momento por la revista estadounidense Politico.

Rusia: Nueva ojiva nuclear de EEUU aumenta el riesgo de un conflicto atómico

La NNSA está en vías de completar la cantidad de ojivas de capacidad operativa inicial W76-2 y entregar las unidades a la Marina de EE.UU. a finales del año fiscal 2019, agregó la nota del Departamento de Energía.

“La NNSA está totalmente comprometida a cumplir con los requisitos de nuestros socios en el Departamento de Defensa (el Pentágono)”, dijo el Dr. Charles P. Verdon, administrador adjunto de Programas de Defensa de la NNSA. “La W76-2 permitirá una disuasión adaptada frente a las amenazas”, señaló.

La producción de la mencionada ojiva nuclear tiene lugar poco después de la polémica decisión del Gobierno de EE.UU. de abandonar el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), pacto que obligó en 1987 a Washington y Moscú a eliminar todos los misiles con un alcance de entre 500 y 5500 kilómetros.

Compartir: