El ex ministro israelí de Energía e Infraestructuras Gonen Segev fue condenado a 11 años de cárcel por su presunto espionaje para Irán.

El ex ministro israelí de Energía e Infraestructuras Gonen Segev fue condenado a 11 años de cárcel por su presunto espionaje para Irán.

El Tribunal de Distrito de Jerusalem, emitió la sentencia contra Segev, que según las autoridades israelíes había proporcionado a Irán informaciones sobre la localización de lugares sensibles israelíes así como nombres de responsables cuando vivía en Nigeria entre 1992 y 1995, tal y como anunció Haaretz.

Segev ya se había declarado culpable en enero, por medio de un acuerdo entre la defensa y la fiscalía para reducir la pena según lo cual el exministro aceptó cooperar con las autoridades.

El cargo más serio de ayudar al enemigo en tiempo de guerra, incluida en la acusación original, fue eliminada como parte del acuerdo.

Segev fue arrestado en mayo de 2018 y deportado de Guinea Ecuatorial a Israel. Había estado viviendo en Nigeria desde que fue liberado de una prisión israelí por narcotráfico en 2007.

Un ex ministro israelí recibirá 11 años de cárcel por espiar para Irán

El pasado diciembre, el director general de contraespionaje del Ministerio de Inteligencia de Irán se refirió al arresto de Segev y subrayó que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, “ha estado bajo presión interna y externa más intensa debido a revelaciones de un ministro israelí que espiaba para Irán, así como la filtración a gran escala de los servicios de inteligencia de Israel a por parte de la República Islámica”.

Según el alto cargo persa, ante esta situación, Netanyahu ha ordenado recientemente a Shin Bet que investigue a todos los funcionarios políticos, parlamentarios y de inteligencia sobre posibles contactos con los servicios de Inteligencia de Irán.

Compartir: