Mientras el presidente Trump arribaba a Vietnam antes de su cita histórica con el líder norcoreano, Kim Jong Un, su yerno y asesor principal, Jared Kushner, se reunió en secreto con dos hombres más poderosos de Arabia Saudí.

Mientras el presidente Trump arribaba a Vietnam antes de su cita histórica con el líder norcoreano, Kim Jong Un, su yerno y asesor principal, Jared Kushner, se reunió en secreto con dos hombres más poderosos de Arabia Saudí, el rey y el príncipe heredero.

Kushner, junto con el Representante Especial para Negociaciones Internacionales, Jason Greenblatt y el Representante Especial para Irán, Brian Hook, viajaron a Arabia Saudí y tuvieron el martes un dialogo con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, y el príncipe heredero, Mohamad bin Salman.

La Casa Blanca reveló la reunión el miércoles y declaró que las partes discutieron la ampliación de los nexos entre Estados Unidos y Arabia Saudí, el papel de Washington en el desarrollo del acuerdo israelí-palestino y la inversión económica estadounidense en Riad, informó Al Jazeera.

La fórmula de EEUU para conseguir un Estado fallido

Con fecha anterior, Kushner ha tenido una relación muy amistosa con los saudíes, en especial con el príncipe de la corona saudí. Bin Salman dijo anteriormente que tenía a Kushner “en su bolsillo” y que los dos han trabajado juntos estratégicamente muchas veces.

Después del asesinato del periodista disidente saudí, Jamal Jashoggi, en octubre pasado, la CIA anunció con “mucha confianza” que Bin Salman era quien ordenó su homicidio. A pesar de esta conclusión, ni Kushner ni tampoco el presidente Donald Trump condenaron al príncipe, a cambio, Kushner continuó asesorando al heredero de la corona saudí para manejar el frenesí de los medios de comunicación por el asesinato del periodista.

Compartir: