Han sido registradas casi 5,000 denuncias de abuso sexual y acoso a niños migrantes bajo custodia de EE.UU. en los últimos cuatro años, según documentos publicados esta semana por el Gobierno estadounidense.

Han sido registradas casi 5,000 denuncias de abuso sexual y acoso a niños migrantes bajo custodia de EE.UU. en los últimos cuatro años, según documentos publicados esta semana por el Gobierno estadounidense.

De acuerdo con el informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) divulgado el martes en Capitol Hill por la oficina del representante demócrata de la Florida, Ted Deutch; aunque los datos se remontan a octubre de 2015, durante la administración de Barack Obama, la mayoría de los abusos sexuales y acosos denunciados ocurrieron después de que Donald Trump asumiera el cargo.

Deutch se refirió el martes a los documentos en una audiencia ante el comité judicial de la Cámara de Representantes y los vinculó a la política de “tolerancia cero” de la Administración Trump en relación con las incursiones ilegales de la frontera entre Estados Unidos y México. Como resultado de la política, casi 3,000 niños migrantes han sido separados por fuerza de sus familias.

“Estos documentos nos dicen que hay un problema con el personal de HHS, quienes cometieron el abuso sexual a niños”, dijo Deutch, según The Guardian.

Con un aumento de 192 casos en comparación con 2017, el número total de quejas de abuso sexual alcanzó a 1.261 casos en 2018, de los cuales 178 denuncias han sido perpetradas, según los demandantes, por el personal de HHS.

“Esto equivale a una agresión sexual por semana, cometida por el personal de HHS a un menor no acompañado”, denunció Deutch.

La fórmula de EEUU para conseguir un Estado fallido

HHS administra el cuidado de decenas de miles de niños migrantes, la mayoría de los cuales habían cruzado la frontera a solas. Sin embargo, en agosto de 2017, el 3,6% de los niños había sido separado de sus padres. Luego de ser detenidos en la frontera por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), se los coloca en albergues privados.

Sin embargo, los informes de agresión sexual contra menores no son las únicas tragedias que salen de los centros de detención de Estados Unidos. Dos niños guatemaltecos han muerto recientemente bajo la custodia de HHS, lo que arroja luz sobre el tratamiento de los inmigrantes detenidos por las autoridades norteamericanas.

Compartir: