El Gobierno de España acusó al entorno y a la familia del dictador Francisco Franco de llevar a cabo un proceso de obstaculización para evitar su exhumación.

El Gobierno de España acusó al entorno y a la familia de Franco de llevar a cabo un proceso de obstaculización para evitar su exhumación.

“Hay una actitud de constante obstaculización por parte del entorno del dictador y su familia para evitar el cumplimiento de la ley”, dijo en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, según Jornada.

Francisco Franco se encuentra enterrado con honores en el complejo monumental del Valle de los Caídos, situado en el municipio madrileño de San Lorenzo de El Escorial.

La vicepresidenta del Gobierno recordó que los trámites para exhumar a Franco se realizan en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, para trasladar sus restos a un lugar donde no se exalte su figura.

Además, Calvo recordó que estos trámites se pusieron en marcha después de que el Congreso de los Diputados se pronunciara a favor de la exhumación en varias ocasiones durante los últimos años.

Sin embargo, actualmente el Gobierno de Pedro Sánchez no dispone de los permisos para proceder a la exhumación.

Sacar a Franco del Valle de los Caídos: una oportunidad para la derecha española

El 26 de febrero, un juzgado de Madrid decidió suspender de forma cautelar los permisos de obra para la exhumación de Franco, argumentando que los informes técnicos no garantizaban las condiciones de seguridad mínimas para los operarios encargados de llevarla a cabo.

La suspensión se produjo después de que distintos juzgados de Madrid recibieran hasta 17 demandas por parte de particulares al respecto.

Actualmente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid se encuentra trabajando para unificar las causas y fijar un criterio único.

El Gobierno afirma que estas demandas múltiples fueron presentadas por “el entorno del dictador” con una clara voluntad “obstruccionista” para evitar el cumplimiento de la ley.

Pese a no tener los permisos de obra, Calvo insiste en que esa circunstancia, por el momento, “no altera para nada el procedimiento que el Gobierno está sacando adelante”.

No obstante, reconoce que, una vez terminados los trámites, la suspensión de los permisos de obra puede retrasar la ejecución de la exhumación, lo que pone en riesgo todo el procedimiento ya que las elecciones del 28 de abril podrían propiciar un cambio del signo político del Gobierno.

“Nadie sabe cuáles pueden ser los siguientes avatares de esta actitud de obstaculización constante del entorno del dictador”, dijo Calvo, en un tono de resignación.

En cualquier caso, Calvo mantiene que el Gobierno procederá a retirar los restos del dictador del Valle de los Caídos tan pronto como sea posible.

Compartir: