Los ciudadanos árabes de Israel han expresado su enojo por los recientes comentarios del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien declaró que Israel

Los ciudadanos árabes israelíes han expresado su enojo por los recientes comentarios del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien declaró que Israel “no es un país de todos sus ciudadanos”.

En respuesta a afirmaciones racistas del primer ministro israelí, algunos árabes israelíes han pidiendo un boicot a la elección próxima de Israel, según VOA News.

“Israel no es un estado de todos sus ciudadanos. De acuerdo con la Ley del estado-nación que aprobamos, Israel es el estado-nación del pueblo judío y solo de él”, escribió el domingo en su página en Instagram en respuesta a las críticas de la actriz israelí Rotem Sela sobre que Tel Aviv debería poner fin a la campaña para deslegitimar a los ciudadanos árabes.

Netanyahu enfureció a líderes judíos al hacer un trato con un partido racista

“Como ciudadano palestino de Israel, estoy sujeto a una discriminación insidiosa que está protegido por la ley y ningún partido importante en Israel lo ve como un problema. Como un no judío en Israel, no puedo comprar una propiedad en la gran mayoría del país. Un comité de admisiones me puede prohibir de vivir en una ciudad pequeña y comunitaria si no me consideran “social o culturalmente adecuado”. No puedo estudiar historia palestina en una escuela estatal porque no se enseña. Puedo poner un teatro en riesgo de perder fondos estatales si promuevo una obra que describe la independencia de Israel como una Nakba o catástrofe para el pueblo palestino. Si quisiera casarme con un palestino de los territorios ocupados, no podría otorgarle la residencia o la ciudadanía de Israel para que ella pudiera vivir conmigo dentro de Israel, por otro lado, cualquier judío en el mundo puede volar a Israel y convertirse en un ciudadano”, escribió Amjad Iraqi, un árabe israelí en un articulo publicado en The Guardian.

Los árabes conforman el 20 % de los 9 millones de habitantes de Israel y su gran mayoría denuncian discriminación.

Compartir: