Varios diplomáticos de EE.UU. advirtieron en 2002 de que una invasión a Irak para derrocar al régimen de Sadam Husein conduciría al país árabe a un caos interno.

Varios diplomáticos de EE.UU. advirtieron en 2002 de que una invasión a Irak para derrocar al régimen de Sadam Husein conduciría al país árabe a un caos interno.

Un documento desclasificado recientemente saca a luz las alertas de tres diplomáticos veteranos al entonces secretario de Estado Colin Powell (2001-2005) sobre las implicaciones que tendría una invasión de EE.UU. en Irak, como propuso el expresidente George W. Bush (2001-2009), de acuerdo con un informe publicado el miércoles en el diario estadounidense Wall Street Journal.

“Un esfuerzo para derrocar al régimen de Bagdad podría tener implicaciones imprevisibles. Si no tenemos cuidado, podría crear una ‘tormenta perfecta’ para los intereses estadounidenses”, escribieron los tres diplomáticos veteranos en una carta secreta enviada a Powell.

Desoyendo la advertencia, la Casa Blanca ordenó a sus tropas atacar e invadir Irak el día 19 de marzo de 2002, sin haber definido un plan para la era de la posguerra en este país árabe, recoge el medio.

La intervención militar estadounidense, con respaldo de sus aliados, condujo a la captura del dictador iraquí en 2003, lo que puso fin a un régimen déspota que impuso una guerra de ocho años a Irán.

Tras el derrocamiento de Husein, muy pronto, los iraquíes y los efectivos estadounidenses desplegados en Irak fueron testigos de cómo comenzó una lucha encarnizada entre las diferentes tribus y etnias autóctonas que conforman la compleja sociedad iraquí con el objetivo de tomar el control del país árabe, agrega el periódico estadounidense.

Un veterano estadounidense habla sobre atrocidades cometidas por el Ejército de EEUU en Irak

Como consecuencia, el rotativo enfatiza que, estos enfrentamientos, fueron los gérmenes que posteriormente dieron lugar a la aparición del grupo terrorista ISIS (Daesh, en árabe) que propagó su terror en todo el territorio iraquí.

En este documento de 10 páginas, los citados diplomáticos subrayaron: “Esta visión requiere de una planificación para permanecer en Irak durante cinco años. Si se tiene suerte, este tiempo se reducirá a cuatro años, y si no, continuará durante 10 años”.

Incluso el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, tachó la invasión de Irak como la peor decisión en la historia del país norteamericano.

Compartir: