Rusia alerta de que el norte de Afganistán puede convertirse en nuevo bastión del grupo terrorista ISIS tras sus derrotas en Siria e Irak.

Rusia alerta de que el norte de Afganistán puede convertirse en nuevo bastión del grupo terrorista ISIS tras sus derrotas en Siria e Irak.

“Teniendo en cuenta las bajas que ha sufrido en Siria e Irak, ISIS (Daesh, en árabe) está obligado a crear nuevos centros de apoyo para el ‘califato’”, ha declarado este viernes en Taskent el primer director adjunto del Servicio Federal de Seguridad ruso, Serguéi Smirnov, según recoge la agencia de noticias estatal rusa TASS.

En declaraciones formuladas a la prensa en una cumbre antiterrorista regional celebrada en al capital uzbeca, Smirnov ha indicado que los grupos extremistas han intensificado últimamente sus actividades y han consolidado sus posiciones en el norte de Afganistán.

El fortalecimiento de la banda takfirí ISIS en el norte de Afganistán puede representar a corto plazo la principal amenaza a la seguridad regional, ha advertido el alto funcionario ruso, antes de considerar que los ataques perpetrados también en Afganistán por el grupo armado Talibán han desestabilizado el país.

Rusia: EEUU traslada a terroristas de ISIS a Irak y Afganistán

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU., invadió Afganistán en 2001 so pretexto de librar una “guerra contra el terrorismo”, pero la inseguridad sigue reinando en gran parte del territorio afgano y ha ayudado a la expansión de grupos extremistas como ISIS.

Rusia ha alertado en reiteradas ocasiones de que ISIS está acumulando fuerzas en Afganistán después de sus grandes fracasos en Siria e Irak (cuyos Ejércitos nacionales han logrado en meses recientes expulsar a gran número de terroristas), con el objetivo de expandirse desde allí por otras regiones, en especial Asia Central.

Moscú acusa además a Estados Unidos de desplazar a los terroristas de ISIS de Siria a Afganistán intencionadamente, y ha amenazado, si ni las autoridades afganas ni las estadounidenses toman medidas serias para frenar la expansión de la banda radical, con una intervención militar.

Compartir: