El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, entregó hoy al líder sirio, Bashar al Asad, un mensaje del presidente de Rusia, Vladímir Putin.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, entregó hoy al líder sirio, Bashar al Asad, un mensaje del presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Según informó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado, Shoigú fue recibido en Damasco por Al Asad, con el que abordó la lucha contra el terrorismo internacional, la seguridad en Oriente Medio y el arreglo del conflicto sirio.

“Con el apoyo de Rusia en Siria se han logrado éxitos significativos en la lucha contra el terrorismo internacional, además de impedir sus excesos y su propagación”, comentó Shoigu, según Sputnik.

El ministro destacó que “lo más importante” es que se logró “conservar” el Estado sirio y “crear las condiciones para el retorno de los ciudadanos a la vida civil”.

“Con todo, no a todos les satisfacen los éxitos del Gobierno sirio y el restablecimiento de la vida civil. Los países occidentales intentan minusvalorar lo más posible cualquier progreso en Siria y ponen nuevos obstáculos para el fin de la crisis”, apuntó.

Recientemente, la aviación rusa destruyó un arsenal terrorista en la ciudad siria de Idlib, operación que fue consensuada con Turquía.

Rusia y Siria: EEUU impide salida de refugiados de Rukban

La provincia de Idlib se ha convertido en el último bastión opositor al presidente sirio, que esperaba una ofensiva gubernamental contra la zona hasta que un acuerdo del pasado septiembre entre rusos y turcos la paralizó temporalmente.

El acuerdo estipulaba la creación de una franja desmilitarizada de hasta 20 kilómetros que abarca las provincias norteñas de Idlib, Hama, Alepo y Latakia, pero las hostilidades se han agudizado en los últimos meses.

A mediados de febrero pasado, los presidentes ruso, turco e iraní acordaron durante una cumbre en el balneario ruso de Sochi “tomar medidas adicionales” para reducir las violaciones en la zona de distensión en Idlib.

Actualmente, Idlib está en su mayor parte bajo el control del Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que está integrada la exfilial siria de Al Qaeda, tras arrebatar el control a otros grupos rebeldes en la zona.

Compartir: