El rival electoral de Netanyahu en las elecciones dijo que buscaría la paz con los palestinos, pero se abstuvo de anunciar su apoyo a un estado palestino.

El principal rival del primer ministro israelí en las elecciones y el ex general del ejército, Benny Gantz, dijo el martes que buscaría la paz con los palestinos, pero se abstuvo de anunciar su apoyo a un estado palestino, informa Reuters.

En una entrevista con el canal israelí Hadashot TV News, Gantz afirmó que Israel tiene la obligación moral de “luchar por la paz”.

“Hablaré con cualquier persona que pueda con el fin de promover una solución diplomática”, aseguró el exmilitar.

Sin embargo, cuando se le preguntó si el objetivo final sería un estado palestino, Gantz no dio una respuesta definitiva.

“Al final del camino tendremos un estado judío, democrático, seguro y fuerte con una sólida mayoría judía pero lo que sucede en el otro lado sería el resultado de las negociaciones”, sostuvo el candidato presidencial israelí.

Los palestinos quieren establecer un estado en Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza, territorios que Israel invadió y ocupó en la guerra de 1967. La última ronda de conversaciones de paz entre las partes se quedó congelada en 2014.

Irán hackeó teléfonos de la familia Netanyahu: fuente saudí

Se espera que Estados Unidos revele una nueva propuesta de paz después de las elecciones israelíes del 9 de abril. La administración de Trump nunca ha apoyado un estado palestino, la principal muestra de ello fue el traslado de la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén el año pasado.

Los palestinos han boicoteado a la administración de Trump desde la fecha que anunció que reconocía a Jerusalén como la capital de Israel. Washington también ha recortado cientos de millones de dólares de ayuda a los palestinos.

El partido Azul y Blanco de Gantz se ha deslizado en las encuestas de opinión recientemente, aunque todavía tiene una ligera ventaja sobre el Likud de Benjamin Netanyahu en la mayoría de los sondeos. Sin embargo, es probable que Netanyahu siga obteniendo el mayor apoyo de los partidos aliados, lo que le permite formar una coalición de facciones de derecha y también religiosas.

Compartir: