Para muchos es un héroe y símbolo de la transparencia informática. Estados Unidos, no obstante, lo ve como un pirata informático. La detención de Julian Assange ha generado mucha repercusión y reabierto el debate sobre el papel del polémico periodista.

Para muchos es un héroe y símbolo de la transparencia informática. Estados Unidos, no obstante, lo ve como un pirata informático. La detención de Julian Assange ha generado mucha repercusión y reabierto el debate sobre el papel del polémico periodista.

Assange, arrestado

Los cambios en la escena política de Ecuador hicieron convertirse en realidad el sueño de la Casa Blanca de sacar a la fuerza al australiano de su refugio. El gobierno de Lenín Moreno, que un día era aliado del ex presidente ecuatoriano Rafael Correa y llegó al poder con su apoyo, dio la espalda al izquierdista y retiró el asilo político al fundador de WikiLeaks.

Después de 7 años del encierro en la embajada ecuatoriana en Londres y cuando estaba gritando “esto es ilegal” y “el Reino Unido debe resistir este intento de la Administración Trump”, Assange fue expulsado.

Moreno había calificado en varias ocasiones a Assange como una “piedra en el zapato” y acusaba al periodista de tratar de convertir la sede diplomática en un “centro de espionaje”, así como de “violar las condiciones de asilo”.

Independientemente de que las acusaciones contra Assange son veraces o no, lo que nadie puede poner en duda es que el acercamiento de Moreno a Estados Unidos –cuyas pruebas son las visitas de Paul Manafort, jefe de campaña de Donald Trump, y Mike Pence, vicepresidente norteamericano, así como el reciente acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional-  fue clave en la decisión que adoptó Quito contra Assange.

¿Estás de acuerdo con la decisión de Ecuador de expulsar a Assange de su embajada en Londres?

Apoyo a Assange

Amén de manifestaciones que se celebraron en varios países en protesta contra la detención de Assange, el fundador de WikiLeaks recibió también respaldo de políticos y de las ONG pro derechos como humanos Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW).

El líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, llamó al Gobierno de Theresa May a no extraditar a Assange a Estados Unidos valorando lo que hizo el australiano al “exponer las pruebas de las atrocidades (de Washington) en Irak y Afganistán”.

Por su parte, más de 70 parlamentarios británicos pidieron mediante una carta dirigida al ministro del Interior que se dé prioridad a una posible orden de extradición sueca.

“Julian nunca ha estado preocupado por hacer frente a la justicia británica o la justicia sueca (…) Este caso es y siempre ha sido sobre su preocupación de ser enviado frente a la injusticia estadounidense”, señalaron en la misiva.

Un grupo de legisladores europeas, a saber Ana Miranda Paz, Sevim Dagdelen y Heike Haensel, se sumaron a esos llamamientos y pidieron a los miembros de la Unión Europea (UE) dar asilo a Assange para impedir su extradición a Estados Unidos.

El relator especial de la ONU sobre tortura, a su vez, criticó a Ecuador por no respetar el “derecho procesal” de Assange durante su expulsión de la embajada y expresó su preocupación de que el periodista sea sometido a la tortura en Estados Unidos.

Nils Melzer estimó que si Assange es extraditado estará “expuesto a las prácticas de detención en vigor en Estados Unidos”, algunas de las cuales son “muy problemáticas”.

De acuerdo con el también profesor de derecho internacional, hay la posibilidad de que Assange no tenga un juicio justo en el país norteamericano.

¿Por qué EEUU ve como una amenaza a Assange?

Aunque WikiLeaks había sido fundado en 2006, ese sitio Web y su fundador ganaron notoriedad en 2010 con una megafiltración de cables y archivos secretos.

Se trata de 400.000 reportes sobre la guerra de Irak, 90.000 sobre la invasión de Afganistán, 800 desde la prisión de Guantánamo y más de 250.000 cables diplomáticos redactados en varias partes del mundo.

Así que unas de las mayores filtraciones de la historia, que fue posibilitada gracias a la colaboración del entonces soldado y analista de inteligencia estadounidense Bradley Manning (quien ahora se llama Chelsea), avergonzó a Estados Unidos y perjudicó la credibilidad de la primera potencia mundial.

Para muchos es un héroe y símbolo de la transparencia informática. Estados Unidos, no obstante, lo ve como un pirata informático. La detención de Julian Assange ha generado mucha repercusión y reabierto el debate sobre el papel del polémico periodista.

Entre los secretos más impactantes revelados figuraba un video en el que los helicópteros estadounidenses dispararon contra civiles iraquíes, entre los que se encontraban dos colaboradores de la agencia de noticias Reuters.

Las filtraciones de WikiLeaks abrieron también el camino para posteriores divulgaciones de de documentos clasificados, como los llamados Papeles de Panamá, en las que decenas de medios colaboraron para hacer públicos documentos confidenciales sobre paraísos fiscales.

Compartir: