El Reino Unido ha criticado severamente a la política de Arabia Saudí y ha calificado sus ejecuciones masivas como

El Reino Unido ha criticado severamente a la política de Arabia Saudí y ha calificado sus ejecuciones masivas como “repulsivas” y “absolutamente inaceptablesen el mundo moderno.

Estos comentarios del Reino Unido se produjeron después de que surgieran más detalles sobre la ejecución del gobierno saudí el martes de 37 personas, incluidas tres que eran menores en el momento de su presunto delito. Uno de los ejecutados fue luego crucificado, según los medios estatales saudíes.

El ministro de Relaciones Exteriores, Alan Duncan, dijo: “Cualquier país debe darse cuenta de que cuando use métodos como este, eventualmente se volverán contraproducentes. El beneficio práctico es totalmente negativo”, según la agencia de noticias The Guardian.

La ministra del Tesoro, Liz Truss, dijo que debía haber una revisión de la política del Reino Unido hacia Arabia Saudí, mientras que los parlamentarios laboristas pidieron que se despoje al país del derecho a ser anfitrión de la cumbre del G20 el próximo año.

Duncan dijo que la Oficina de Asuntos Exteriores solicitará a Riad detalles sobre los crímenes de los ejecutados, pero al Reino Unido se le negó el acceso a algunos juicios en Arabia Saudí.

A los diplomáticos británicos se les permitió asistir al juicio de los acusados ​​de matar al columnista del Washington Post Yamal Jashoggi en el consulado saudí en Estambul, pero no se ha proporcionado un informe público.

Treinta y tres de los 37 ejecutados el martes en seis ciudades eran musulmanes chiíes.

“El panorama más amplio es motivo de creciente preocupación si observamos a los ejecutados: el número, los chiíes, los menores, aquellos cuyos delitos desconocemos, el asesinato de Jashoggi… Seremos muy sólidos en las representaciones en la embajada y en un ministro a nivel ministerial. Es muy importante que el régimen en Arabia Saudí aprecie que la opinión mundial solo puede aumentar su condena”, dijo Duncan.

Duncan extendió sus críticas a la guerra liderada por los saudíes en Yemen, y dijo: “Los bombardeos en Yemen realmente no logran ninguno de los objetivos que se han propuesto alcanzar y necesitamos una solución política de manera urgente”.

Pero se resistió a las llamadas de todos los partidos de los parlamentarios, incluidos los conservadores, a una revisión fundamental de las relaciones del Reino Unido con Arabia Saudí.

Arabia Saudí decapita a varios activistas chiíes

La jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, declaró que las ejecuciones eran escandalosas.

El servicio diplomático de la UE dijo que los asesinatos confirmaron una tendencia negativa en el país, en contraste con la disminución de las penas de muerte en todo el mundo.

Amnistía Internacional dijo que entre los ejecutados, 11 hombres fueron condenados por espionaje, y otros 14 fueron condenados por delitos violentos, incluida la participación en manifestaciones antigubernamentales en la provincia oriental de mayoría chií de Arabia Saudí entre 2011 y 2012.

A pesar de los asesinatos, los saudíes siguieron adelante con una importante conferencia de inversionistas en Riad, estableciendo un plan para su presidencia del G20 y para que el mercado de capitales saudíes se encuentre entre los 10 mejores del mundo para 2030.

Compartir: