En la ciudad brasileña de Curitiba, la joven Lana María Wigand (27) descubrió estar embarazada tras ocho meses de gestación.

En la ciudad brasileña de Curitiba, la joven Lana María Wigand (27) descubrió estar embarazada tras ocho meses de gestación. “La fuerte musculatura abdominal hizo que el útero creciera pero que no estuviera fuera del vientre”, explicó su ginecóloga.

Una mujer brasileña de 27 años, en la ciudad de Curitiba en Brasil, se dio cuenta que estaba embarazada apenas 19 días antes del nacimiento de su hijo Gabriel. El menor nació con tres kilógramos y midiendo 47 centímetros, informó T13.

Anteriormente, Lana María Wigand tras sufrir supuestos cólicos decidió asistir a una consulta médica con un gastroenterólogo. No satisfecha con el diagnóstico inicial, Wigand decidió atenderse con su ginecóloga -luego de un año sin chequearse- debido a que observó diferencias en su flujo vaginal. Es en esa instancia donde la joven de 27 años se entera que estaba embarazada de ocho meses y todo esto ella no lo sabía.

El secreto de asiáticos para combatir la obesidad

La brasileña nunca pensó que podía estar embarazada debido a que ella continuaba tomando píldoras anticonceptivas, su ciclo menstrual se mantuvo regular y no contó con ningún síntoma de gestación. Lo único “anómalo” que notó Wigand en su cuerpo era que había engordado 4 kilógramos, esto lo pensaba debido a que había descuidado su alimentación por algún tiempo.

En conversación con el medio brasileño G1, la geiecóloga de la paciente explicó que “Lana es muy delgada y siempre ha hecho actividad física, con eso la fuerte musculatura abdominal hizo que el útero creciera pero que no estuviera fuera del vientre”. El cólico nunca fue tal y finalmente resultó ser Gabriel moviéndose en su útero, donde la altura uterina de la paciente alcanzó 32 centímetros.

“El bebé creció presionando los órganos internos, lo que potenció los síntomas de gases, ardor de estómago, estreñimiento intestinal. Ella se sentía muy húmeda, pero no creía que era un útero gravídico, sino gases “, explicó la profesional.

Compartir: