La ultraderecha, un fantasma que recorre Europa

La ultraderecha europea unió fuerza desde Italia para atacar el bloque de los 28 Estados en las elecciones para el Parlamento Europeo (PE), que se celebrarán del 23 al 26 de mayo.

La corriente política que ha asustado a muchos en todo el mundo exhibió músculo el sábado en un acto en Milán, donde el vicepresidente y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, comenzó su carrera política como concejal.

El también líder de la Liga invitó a once líderes de partidos de la ultraderecha de varios países europeos en un mensaje de unidad, aunque el acto, llevado a cabo en la plaza de Duomo, no pudo reunir a 100.000 personas, tal y como se esperaba, y solo asistieron unos miles.

La congregación tuvo lugar a unos 3 kilómetros de la plaza milanesa de Loreto, donde el 29 de abril de 1944 el cadáver del líder fascista italiano Benito Mussolini colgaba por los pies.

Renacimiento de la extrema derecha

Salvini, que aprovechó la oportunidad para coronarse como el líder de facto de los ultraderechistas europeos, y sus invitados recurrieron a un discurso de odio contra la inmigración, el Islam y la Unión Europea (UE) para captar la atención de al menos 400 millones de votantes que están citados para los comicios parlamentarios para elegir a 751 diputados del bloque europeo.

“Debemos liberar Europa de la ocupación de Bruselas”, dijo Salvini para luego agregar que “aquellos que votarán por la Liga el 26 de mayo, si nos ayudan a que la Liga pase de primer partido de Italia a primer partido de Europa, no solo vigilaremos las fronteras de Italia, sino también las de Europa, y aquí no entrará nadie más sin permiso”.

Al escenario subieron también dos figuras de peso, la francesa Marine Le Pen (líder de Reagrupamiento Nacional francés) y el holandés Geert Wilders (jefe del Partido para la Libertad). Ambos repitieron sus lemas eurófobos y antislam.

“Decimos no a esta inmigración que ha sumergido a nuestras naciones y ha puesto en riesgo la seguridad de nuestra gente, de nuestras economías y de nuestros valores de civilización”, comentó Le Pen.

Otras facciones políticas ultras como Alternativa por Alemania (AfD), los Verdaderos Finlandeses, el Partido del Pueblo Danés o el partido ultranacionalista austriaco FPÖ tomaron parte, asimismo, en el acto. El único partido ausente era Vox de España.

Francia: La ultraderecha lidera sondeo hacia elecciones europeas

Todos contra Salvini

Las reacciones al desfile de los ultraderechistas no tardaron en llegar. Miles de antifascistas se movilizaron en la misma jornada en Milán para repudiar las políticas racistas y xenófobas de Salvini.

Un día después, decenas de miles de personas marcharon en Europa para protestar contra el populismo derechista y el nacionalismo y defender al bloque europeo.

En Alemania, miles de personas salieron a las calles en ciudades como Berlín, Colonia, Fráncfort, Múnich y Hamburgo, bajo el lema de “Una Europa para todos: Tu voz contra el nacionalismo”.

“Estoy convencido de que Europa es increíblemente importante para nuestro futuro, de lo contrario no podremos competir contra otros países como Estados Unidos”, explicó una manifestarte alemana a AFP.

La ultraderecha europea unió fuerza desde Italia para atacar el bloque de los 28 Estados en las elecciones para el Parlamento Europeo (PE), que se celebrarán del 23 al 26 de mayo.

Manifestaciones similares se realizaron en Viena, Estocolmo, Génova, Varsovia y Bucarest bajo la consigna “No al odio, sí al cambio”.

El auge de la ultraderecha ha preocupado también a muchos políticos. Desde Francia advierten que personas como el estratega estadounidense y el ex asesor de Donald Trump, Steve Bannon, están tratando de destruir a Europa.

“No le respondo a Steve Bannon. Estoy hablando con los votantes franceses y europeos. Obviamente, las personas que vienen de fuera de la UE, quieren interferir en nuestra elección y quieren destruir la Unión Europea porque la consideran un competidor desagradable. Necesitamos unirnos”, sostuvo Nathalie Loiseau, cabeza de lista de candidatura Renacimiento.

Hasta la Iglesia italiana no guardó el silencio ya que con el rosario en la mano, Salvini había afirmado que: “personalmente confío a Italia, a mi persona y vuestra vida al Corazón Inmaculado de María, que estoy seguro que nos ayudará a ganar las elecciones”.

Para el director de la revista de la Compañía de Jesus, Civiltà Cattolica, y muy cercano al papa Francisco, Antonio Spadaro, “rosarios y crucifijos como señales de valor político pero de manera inversa al pasado”, pues si antes “se daba a Dios lo que tendría que haber estado en las manos del César, ahora es César quien esgrime lo que es de Dios”.

Compartir: