S400 ruso
La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Morgan Ortagus, reiteró que la posición de Washington sobre la adquisición de sistema ruso de defensa aérea S-400 por parte de Ankara no ha cambiado y ha sido “bastante consistente”.
Turquía podría enfrentar consecuencias perjudiciales si concreta la compra del sistema ruso de defensa aérea S-400, según declaraciones de la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Morgan Ortagus.

“Estamos claramente dispuestos a colaborar con ellos [Turquía] y hemos continuado comprometiéndonos con nuestras preocupaciones sobre esta adquisición, pero habrá consecuencias muy reales y muy negativas si eso sucede”, aseguró este miércoles Ortagus durante una rueda de prensa, informó RT.

La portavoz reiteró que la posición de Washington al respecto no ha cambiado y que ha sido “bastante consistente”. Asimismo, subrayó que el trato comercial también traería resultados adversos en las relaciones entre la OTAN y Ankara.

“Turquía producirá conjuntamente con Rusia los sistemas de defensa S-500”

Las declaraciones de Ortagus se producen en el contexto de los informes aparecidos en los medios estadounidenses acerca del ultimátum planteado por EE.UU. a Turquía, según el cual Washington dio a Ankara dos semanas para decidir entre comprar los complejos S-400 a Rusia o participar en el programa para crear y adquirir los cazas polivalentes F-35. De este modo, hasta el final de la primera semana de junio Ankara debería retirarse del acuerdo sobre el S-400, antes de que Rusia realice las primeras entregas.

Por su parte, las autoridades turcas han declarado repetidamente que el acuerdo de adquisición de estos sistemas antiaéreos ya está cerrado. Así, el pasado 8 de abril el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, resaltó durante una reunión mantenida con su homólogo ruso, Vladímir Putin, que nadie puede obligar a su país a no comprar los S-400 rusos, ya que esa decisión es “un derecho soberano” de Ankara.

Compartir: