El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, aseguró que Israel responderá si los sistemas de misiles antiaéreos S-300 de Rusia derriban los aviones israelíes que sobrevuelan Siria, aunque no busca entrar en un conflicto con Moscú.

El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, aseguró que Israel responderá si los sistemas de misiles antiaéreos S-300 de Rusia derriban los aviones israelíes que sobrevuelan Siria, aunque no busca entrar en un conflicto con Moscú.

“Si los S-300 no están apuntando contra nosotros, es una cosa (…) Si disparan contra nuestros aviones, responderemos definitivamente”, indicó Lieberman en un entrevista concedida al diario ruso Kommersant que fue publicada el jueves, citado por HispanTV.

Aunque Tel Aviv no busca una guerra con Rusia, hay “líneas rojas” entre las fuerzas israelíes y las de Rusia en Siria, destacó el ministro israelí, quien recordó años de diálogos “transparentes” y “abiertos” con el Kremlin, si “compartimos el mismo punto de vista o no”.

Matizó que Israel tiene en cuenta los intereses de Rusia y espera que los rusos tomen en cuenta los intereses “de seguridad” de Israel.

La eventual venta a Damasco de S-300 ha preocupado a los dirigentes de Israel, pues esos sistemas reforzarían la capacidad de la defensa antiaérea siria de contrarrestar las ofensivas de los cazas israelíes, que desde el inicio de la crisis siria en 2011 han incrementado sus ataques aéreos a objetivos en Siria.

Las autoridades militares rusas, por su parte, han alertado de un resultado ‘catastrófico’ si las fuerzas de guerra israelíes deciden atacar los emplazamientos del territorio sirio que albergan sistemas S-300 rusos.

El ministro israelí de asuntos militares, en otro momento de sus declaraciones, aseguró que Tel Aviv “no interfiere” en los asuntos internos de Siria, sin embargo, no tolerará los intentos de Irán para “convertir a Siria en un frente antiisraelí”.

“Cualquier intento de Irán para establecerse en Siria será frustrado. Sería muy sabio que (el presidente de Siria, Bashar Al-asad) no interfiriera”, recalcó Lieberman.

Las observaciones de Lieberman se produjeron unos días después de que supuestos ataques israelíes mataran a al menos 48 soldados del Ejército de Siria en las provincias de Hama (centro) y Alepo (norte).

Y, el pasado 9 de abril, los aviones israelíes bombardearon la base aérea T-4 en la provincia siria de Homs (centro), que dejó un número indeterminado de muertos. Estas medidas se realizan dentro del marco de una ‘total libertad de acción’ en Siria, que reclama Tel Aviv.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

23 − 16 =