La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha presentado ante la Asamblea de la Comunidad de Madrid su renuncia al acta de diputada por el PP.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha presentado ante la Asamblea de la Comunidad de Madrid su renuncia al acta de diputada por el PP.

Esta decisión viene a culminar su marcha en tres actos de la actividad política tras la dimisión y la renuncia también a la presidencia del PP de Madrid, Según La Vanguardia.

La renuncia como parlamentaria de esta política de 53 años era la última de las decisiones que le quedaba por adoptar tras la polémica generada por el master de la Universidad Juan Carlos I y el vídeo publicado en la prensa en la que se le ve tras haber protagonizado un hurto en un supermercado en el año 2011. La renuncia al acta de diputada por la Asamblea ha sido presentada alrededor de las 10.30 de la mañana, pero no lo ha hecho ella en persona en virtud de su decisión de alejarse del foco mediático.

Según reconocen desde su entorno, la expresidenta no estaba dispuesta a someterse semanalmente a la exposición y escrutinio público como diputada rasa en la Asamblea de Madrid. aunque descartan que se haya precipitado por “presiones del partido”. A partir de este movimiento, el PP tiene vía libre para la convocatoria ordinaria de este jueves y también para el pleno de investidura de Garrido. Asímismo se prevé que, para agilizar los trámites, la Mesa se reúna de forma extraordinaria para calificar el escrito y dar el visto bueno al siguiente nombre de la lista del PP para que ocupe el escaño de Cifuentes.

La decisión, por tanto, supone que Cifuentes no esté en entre los parlamentarios que elegirán como presidente a su ex número dos y vicepresidente del gobierno madrileño, Ángel Garrido, que este lunes recibió el aval de la dirección del PP para hacerse cargo del ejecutivo hasta final de la legislatura con el apoyo de Ciudadanos.

Ese era el gran temor del PP en Génova. La foto de una Cifuentes resentida que, desde la última fila de la bancada del PP, apoyaría la investidura de su sucesor rumiando aún una venganza contra quienes, como ella mismo ha adelantado, han causado el fuego amigo que ha acabado con ella. Primero con las filtraciones de las irregularidades de su máster, y después con la difusión del vídeo en el que hurtó dos cremas del Eroski de Vallecas.

En el cuartel general del PP la temían tanto que no dudaron en soltar el rumor de que Cifuentes no sólo no iba a dimitir como diputada, sino que aspiraba a mantener cierto control del grupo parlamentario popular en la Cámara regional. Pasados los días, esta información interesada no se concretó, pero sirvió a sus gestores para poner el foco y frenar cualquier atisbo de amago en ese sentido.

El PP nacional, por tanto, respira aliviado. En apenas 10 días ha logrado recuperar el control del PP de Madrid cuyos últimos cuatro principales dirigentes están inmersos en procesos judiciales. Satisfecho con ello, Rajoy ha permitido a Ángel Garrido mantener la presidencia interina hasta 2019 ganando así un año para decidir y nombrar al candidato ideal para las próximas elecciones autonómicas en las que parte con desventaja según las encuestas.

Con la renuncia de la propia Cifuentes, el 43% de los diputados del PP de Madrid elegidos en 2015 ha abandonado el escaño. La madrileña es la diputada número 21 de la formación de un total de 48. Cifuentes, además, no podía ausentarse de la Asamblea durante unas semanas hasta que escampara la tormenta ya que su voto era primordial. La correlación de fuerzas salida de las urnas en 2015 hace que sea imprescindible que los 48 diputados del PP estén presentes y voten junto a los 17 de Ciudadanos por la investidura de Garrido. De lo contrario perderían la mayoría parlamentaria que pasaría a manos de una hipotética alianza entre PSOE y Podemos.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

26 − 23 =