Los altos mandos militares de EEUU están en extremo preocupados por la noticia sobre el despliegue por parte de Rusia de los nuevos misiles hipersónicos Kinzhal.

Los altos mandos militares de EEUU están en extremo preocupados por la noticia sobre el despliegue por parte de Rusia de los nuevos misiles hipersónicos Kinzhal.

De acuerdo con ellos, EEUU carece actualmente de una defensa eficaz contra estas armas, informa el portal Military Watch.

“Los plataformas de defensa aérea existentes ahora en EEUU, que frecuentemente fallan durante los ensayos contra los viejos misiles subsónicos como los SS-1C Scud-B —que tienen más de 50 años—, son incapaces de interceptar misiles cuya velocidad supere los 3 Mach”,  afirma el artículo de Military Watch.

A su vez, los nuevos misiles de Rusia que pueden alcanzar una velocidad de más de 5, 10 y 20 Mach representan una “amenaza existencial” para EEUU y todos los adversarios del país euroasiático.

“El alcance de Kinzhal […] dará la posibilidad a los aviones estacionados en el Lejano Oriente ruso de proteger el este de Asia, incluidas áreas situadas en el mar de China Oriental y el mar de China Meridional”, agregan los autores.

Según el medio, las novedosas armas rusas podrán neutralizar los grandes buques, incluidos destructores y portaviones.

La capacidad del Kinzhal de proteger las zonas ubicadas en el Pacífico es su característica tal vez más importante, afirma Military Watch.

“La puesta en servicio de estos misiles consolidará las posiciones de Rusia en esta región a pesar de que el país euroasiático mantiene activos militares relativamente escasos en este rincón del mundo (…) Los grandes buque [de EEUU] se quedarán indefensos ante los nuevos misiles hipersónicos rusos [Kinzhal]: ninguna otra potencia militar del mundo puede presumir ahora de un arma como esta”, resume el autor del artículo.

El presidente ruso, Vladímir Putin, mostró por primera vez las imágenes del misil hipersónico Kinzhal el 1 de marzo. Lo hizo durante su mensaje anual ante la Asamblea Federal (Parlamento bicameral) de Rusia.

Con un alcance de 2.000 kilómetros, el proyectil con carga convencional o nuclear es capaz de desarrollar una velocidad diez veces superior a la del sonido y puede eludir todos los escudos antimisiles existentes.

Actualmente, Rusia mantiene en guardia operativa 10 cazas interceptores MiG-31 dotados de los misiles hipersónicos Kinzhal.

“El MiG-31 es el portador (del misil Kinzhal), el avión más adecuado para conseguir la velocidad y la altura necesaria”, aseveró el viceministro de Defensa, Yuri Borísov, a la cadena rusa Zvezda a comienzos de mayo.

Según Borísov, Kinzhal es un arma “invencible” que se destaca por sus capacidades de combate “formidables”.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

65 − = 56