El Consejo de Ministros de España ha aprobado este miércoles en una reunión extraordinaria que el Gobierno recurra ante el Tribunal Constitucional la ley de presidencia que permite la investidura a distancia de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.

El Consejo de Ministros de España ha aprobado este miércoles en una reunión extraordinaria que el Gobierno recurra ante el Tribunal Constitucional la ley de presidencia que permite la investidura a distancia de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.

Según informa El País, tras recibir el aval del Consejo de Estado, el Ejecutivo pide la suspensión inmediata de la norma, que logrará cuando el recurso sea admitido a trámite. Al tiempo, sus representantes urgen a los partidos independentistas a investir a un presidente sin causas pendientes con la justicia antes del 22 de mayo, cuando será obligatorio convocar de nuevo elecciones autonómicas en Cataluña.

“Vamos a recurrir una decisión que permite que alguien pueda ser investido cuando está huido de la justicia, viviendo en el extranjero y que además permite que un consejo de gobierno se pueda reunir fuera de su país. Eso es absurdo”, ha argumentado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los pasillos del Congreso. “No hay precedente en ningún lugar del mundo, hay resoluciones del Constitucional contrarias a que esto se pueda producir, y yo lo que espero es que a partir de ahí se forme un Gobierno”, ha añadido. “Los diputados que pueden hacerlo no pueden subordinar toda su actuación política a la voluntad de una sola persona”, ha rematado en referencia a Puigdemont.

“Nadie en esta vida es imprescindible y menos quienes se han saltado la ley y han llevado a Cataluña al peor momento social y económico de su historia”, opinó el martes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en el Senado, que se refirió así al expresident de la Generalitat. “Dentro de la ley se puede defender cualquier opción, pero esa ley está fuera de la Constitución y fuera de la realidad”, añadió. “Los gobernantes tenemos la obligación de al menos asistir a nuestro puesto de trabajo y que nos puedan someter a control”, siguió. Y subrayó: “Cuando uno piensa solo en uno mismo lo que pretende no es gobernar una democracia, pretende volver a instalar una tiranía”.

La reforma de la ley de la presidencia de Cataluña permite investir telemáticamente al presidente, sin que este esté presente en la Cámara. Al tiempo, abre la puerta a que los órganos ejecutivos de la Generalitat se reúnan en el extranjero. El Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña ya se mostró contrario a la reforma a finales de abril. Los juristas que integran el organismo advirtieron entonces de que una investidura a distancia sería contraria tanto al estatuto de autonomía como a la Constitución. Y el Gobierno recurre ahora el texto, mostrándose contrario a esas dos posibilidades, y a que se aprobaran por el trámite de lectura única.

El cambio legal fue impulsado por Junts per Catalunya, el partido de Puigdemont, huido primero a Bélgica y luego a Alemania para así escapar a la acción de la justicia española. Sin embargo, ERC, la otra pieza clave en el bloque independentista, rechaza que se intente investir de nuevo al expresident y solicita desbloquear la situación para que eche a andar la legislatura y se evite la celebración en julio de unas de elecciones autonómicas en Cataluña.

Compartir: