Cuando el desfile del Día de la Victoria en Rusia llegaba a su fin, la guardia presidencial trató de apartar a un veterano de la Segunda Guerra Mundial porque este se encontraba en el camino del presidente ruso, Vladímir Putin.

Cuando el desfile del Día de la Victoria en Rusia llegaba a su fin, la guardia presidencial trató de apartar a un veterano de la Segunda Guerra Mundial porque este se encontraba en el camino del presidente ruso, Vladímir Putin.

Según RT, en este momento, Putin se acercó al anciano y le invitó a acompañarle hasta la tumba del soldado desconocido para depositar una ofrenda floral.

Compartir: