Al menos una persona ha muerto y otras cuatro han resultado heridas, dos de ellas graves, durante un ataque perpetrado la noche del sábado en el centro de París por un hombre armado con un cuchillo que fue rápidamente abatido por la policía.

Dos personas han muerto y otras cuatro han resultado heridas, dos de ellas graves, durante un ataque perpetrado la noche del sábado en el centro de París por un hombre armado con un cuchillo que fue rápidamente abatido por la policía.

Aunque todavía faltan muchos datos, incluida la identidad del agresor, el ataque está siendo investigado como un acto terrorista, confirmó pasada la medianoche el fiscal de París, François Molins, según El País.

“Sobre la base de los testimonios que afirman que el hombre gritó Allahu Akbar (Alá es grande) y en vista del modus operandi, hemos encargado (la investigación) a la sección antiterrorista de la fiscalía de París”, explicó Molins desde el lugar del ataque, en el distrito dos de la capital francesa, en la zona de Ópera, un área muy concurrida porque hay varios teatros y numerosos bares y restaurantes. Por el momento, explicó Molins, los cargos son por “asociación terrorista criminal para preparar crímenes contra las personas”, además de “asesinato y tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública con fines terroristas”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, también se refirió al agresor como “terrorista”. “Saludo en nombre de todos los franceses el valor de los policías que han neutralizado al terrorista”, escribió en un mensaje de Twitter en el que también envió sus condolencias a las víctimas y sus familiares. “Francia paga una vez más el precio de la sangre, pero no cede ni un ápice a los enemigos de la libertad”, agregó.

“Francia está decidida a no ceder a las amenazas”, reiteró el primer ministro, Édouard Philippe, quien se desplazó en la medianoche a la zona del ataque. La respuesta del país a los terroristas será “firme, clara”, prometió.

Según el centro estadounidense para la vigilancia de sitios islamistas (SITE, en su siglas en inglés), el ataque ha sido reivindicado por el ISIS (Daesh, en árabe).

El ataque se produjo poco antes de las nueve de la noche, cuando un hombre armado con un cuchillo comenzó a apuñalar indiscriminadamente a los viandantes hasta que fue abatido por agentes que acudieron rápidamente a la zona de la agresión, en la calle Monsigny. “El agresor ha muerto”, confirmó dos horas más tarde el director de gabinete de la prefectura de policía, Pierre Gaudin, que se desplazó hasta el lugar del ataque, bloqueado por fuerzas del orden.

Una de las personas atacadas falleció “a causa de sus heridas”, agregó Gaudin. Las dos víctimas heridas de mayor gravedad fueron trasladadas al hospital Georges Pompidou de la capital. Según el primer ministro Philippe, uno de los heridos graves está en estado crítico.

Testigos relataron escenas de pánico en una ciudad en alerta constante desde la oleada de atentados terroristas de 2015. “Un poco antes de las nueve de la noche, vimos a gente huyendo y entrando en el restaurante que gritaban que un hombre estaba fuera con un cuchillo ensangrentado”, contó al diario Le Parisien un hombre que se encontraba en un restaurante japonés en el momento del ataque. “La gente se tiró al suelo, presa del pánico”, agregó. Solo hacia la medianoche permitió la policía que las personas que se encontraban en el área sellada empezaran a salir para regresar a sus casas.

El ministro del Interior, Gérard Collomb, saludó desde las redes sociales la “sangre fría y capacidad de reacción” de la policía que “neutralizó” rápidamente al atacante. También Philippe destacó la “rapidez, calma y eficacia” con la que actuaron los agentes. Desde que se recibieron las primeras llamadas alertando del ataque hasta que el agresor fue abatido solo pasaron nueve minutos, destacó el primer ministro, según el cual gracias a la celeridad de la policía se evitó una tragedia mayor.

Aunque Francia salió oficialmente en noviembre del estado de emergencia que impuso tras la oleada de atentados de 2015, todo el país sigue bajo una constante amenaza terrorista. El último ataque mortal tuvo lugar a finales de marzo en Carcasona y Trèbes, en el sur del país, cuando un hombre mató a cuatro personas antes de ser abatido, incluido un gendarme que se intercambió por una rehén en el supermercado donde se atrincheró el terrorista.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 5 =