El director general para Asuntos Internacionales del Parlamento de Irán, Hosein Amir Abdolahian ha advertido este lunes que EE.UU. “tendrá que pagar un alto precio” por la polémica decisión de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén (Al-Quds).

El director general para Asuntos Internacionales del Parlamento de Irán, Hosein Amir Abdolahian ha advertido este lunes que EE.UU. “tendrá que pagar un alto precio” por la polémica decisión de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén (Al-Quds).

“Cualquier país —regional o extrarregional— que apoye el fallido juego del Gobierno estadounidense para trasladar su legación a Jerusalén tendrá que pagar un alto precio”, ha afirmado el funcionario en una entrevista con la agencia de noticias de la Organización de Radio y Televisión de Irán (IRIB), citado por la agencia de noticias HispanTV.

Los movimientos de Resistencia, ha agregado, han preparado desde hace varias semanas sus propias opciones, las que ejecutarán una tras otra si el presidente estadounidense, Donald Trump, reubica la sede diplomática de su país en los territorios palestinos ocupados.

El magnate estadounidense reconoció oficialmente en diciembre Jerusalén como capital de Israel, y ordenó el traslado de la embajada de su país a esta ciudad, a pesar de todas las críticas y advertencias internacionales.

Este lunes, una delegación estadounidense presidida por Ivanka, hija de Trump, inaugurará la nueva legación de este país en Jerusalén, una ceremonia que se celebrará en medio de un boicot internacional.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió el domingo a los líderes mundiales seguir el ejemplo de Estados Unidos y trasladar sus embajadas a Jerusalén, y dijo que “en cualquier posible paz que puedan imaginar, Jerusalén seguirá siendo la capital de Israel”.

El presidente palestino, Mahmud Abás, advirtió en enero que Jerusalén podría ser “la puerta de paz o de la guerra”, todo dependerá de las próximas decisiones que tome Trump.

Las tensiones en la Franja de Gaza han aumentado después de que el Gobierno estadounidense reconociera Jerusalén como capital de Israel, lo que provocó la condena internacional e intensificó las denuncias y protestas en los territorios palestinos ocupados, donde ha habido decenas de muertos y miles de heridos.

Compartir: