El Ejército de Yemen y las fuerzas del movimiento popular Ansarolá (hutíes), en un nuevo ataque de represalia, han disparado este viernes un misil balístico contra una instalación económica saudí, localizada en la región de Jizan, en el suroeste de Arabia Saudí.

Así lo ha informado el canal estatal yemení Al Masirah, añadiendo que el misil correspondía al modelo de corto alcance Badr-1 que logró golpear los objetivos en la zona.

A su vez, la agencia de noticias Yemen Press ha sostenido en la misma jornada que las fuerzas yemeníes también lanzaron misiles contra las tropas saudíes y los mercenarios que luchan en sus filas en Jizan.

Asimismo Al Masirah, citado por un oficial militar, indicó el jueves que otro misil balístico Badr-1 había golpeado la base aérea de Al-Anad, una antigua instalación de las fuerzas especiales de EE.UU., situada en la provincia de Lahij, en el suroeste de Yemen.

El informe, sin embargo, no dio detalles sobre la cifra de las posibles víctimas y el alcance de los daños en la base.

VÍDEO: Fuerzas yemeníes matan a decenas de soldados sudaneses

Según las fuentes locales, Arabia Saudí utiliza activamente la base de Al-Anad para apoyar sus operaciones militares llevadas a cabo en las regiones costeras del oeste, en particular en Taiz.

Desde que el gobierno saudí y sus aliados emprendieron en 2015 una guerra contra Yemen con vistas a restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, las zonas fronterizas del reino árabe, sobre todo los sitios militares, han sido blanco de ataques de las fuerzas yemeníes que aseguran actuar en represalia por los bombardeos saudíes.

La comunidad internacional, sobre todo la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha hecho llamados insistentes al régimen de los Al Saud para que ponga fin a esta “estúpida guerra” que ha dejado más de 10 000 muertos.

Compartir: