Las fuerzas de Francia abandonarán su base militar en la ciudad de Manbij, en el norte de la provincia septentrional de Alepo, y se establecerán en la nueva base en Raqqa, en el norte de Siria.

Las fuerzas de Francia abandonarán su base militar en la ciudad de Manbij, en el norte de la provincia septentrional de Alepo, y se establecerán en la nueva base en Raqqa, en el norte de Siria.

Las fuerzas francesas estacionadas en Siria en el marco de las operaciones de la coalición militar encabezada por Estados Unidos se están preparando para ampliar su infraestructura militar en el país árabe e instalar una nueva base militar en la ciudad de Raqqa, según la agencia de noticias Al Mayadeen.

La base se instalará en la localidad de Kandal que sigue en manos de las kurdo-árabes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por Washington, informaron varios medios de prensa.

Las fuentes explicaron que las fuerzas galas abandonarán su base militar en la ciudad de Manbij, en el norte de la provincia septentrional de Alepo, y se establecerán en la nueva base en Raqqa.

Se dice que unos 140 combatientes kurdos serán sometidos a entrenamientos de inteligencia y seguridad bajo la supervisión de las fuerzas francesas en la referida base.

Ejército sirio detiene 60 francotiradores de Francia en el noroeste

A principios del pasado mes de abril, Francia envió decenas de fuerzas especiales a la ciudad de Manbij, a 30 kilómetros de la frontera turca, medida que provocó las críticas del Gobierno de Ankara, que tiene fuerzas desplegadas en el cantón kurdo de Afrin, también ubicado en el norte de Alepo.

Alexandr Lavrentiev, enviado especial del presidente ruso, Vladimir Putin, dejó claro que todas las fuerzas extranjeras, incluidos los soldados de EE.UU., Turquía, deben abandonar Siria.

Compartir: