Saleh Ali al-Sammad, el principal líder civil de las milicias Houthi armadas en Yemen, fue asesinado por un ataque aéreo de la coalición el jueves pasado.

Saleh Ali al-Sammad, el principal líder civil de las milicias hutíes armadas en Yemen, fue asesinado por un ataque aéreo de la coalición el jueves pasado.

Nacido en Wadi Saber en el distrito de Sahar en la gobernación de Saada en 1973, Sammad era un ex empleado de la Oficina de Educación en Saada. Se unió a las milicias y es uno de los fundadores del movimiento con estrechos vínculos con Hezbolá e Irán.

Según Al Arabia, Sammad pudo establecer canales de coordinación con las tribus de Saada, que eran leales a la milicia. También pudo infiltrarse en algunas tribus, especialmente en las provincias de Saqayn, Ghamr, Sahar, Al-Safra, Razih, Daher y Majz. Sirvió a las milicias y facilitó su expansión durante un período que fue difícil para la milicia.

Después del año 2011 y la caída del centro de la provincia de Saada en manos de las milicias, el trabajo de Sammad en el desmantelamiento de las tribus había terminado y se trasladó a trabajar como jefe de la facción cultural de las milicias. Él contribuyó enormemente a engañar al público a través de su fuerte retórica y falsificación de eventos. Aprovechó la inestable situación en Yemen de 2011 a 2014 y adoptó una peligrosa retórica ideológica que muestra a las milicias en una luz positiva a la opinión pública yemení, lo que allanó el camino para que las milicias se trasladaran a otras áreas.

En 2014, fue nombrado jefe del Consejo Político de las milicias en reemplazo de Saleh Habra. En esa etapa necesitaban a alguien que fuera excelente en maniobra política. Las milicias se aprovecharon de los diferentes diálogos y entendimientos y los usaron para expandir y controlar.

Sammad logró servir a la milicia al engañar a los partidos políticos en Yemen y hacer alianzas con otros. Su logro más grande, junto con Yusuf al-Fishi, fue la alianza hecha entre las milicias y el difunto ex presidente Ali Abdullah Saleh), el Partido del Congreso, así como con el liderazgo del partido político Al Islah.

Logró enviar una delegación de alto nivel de al-Islah a Saada para reunirse con Abdulmalik al-Houthi. Usó maniobras y aliento para crear una especie de rivalidad entre el Partido del Congreso y al-Islah para que compitieran por el servicio de las milicias antes de la operación decisiva de la tormenta.

Después de la caída de Sanna, Sammad siguió desempeñando un papel fundamental en el fortalecimiento de la alianza entre las milicias y el congreso y sirvió como un canal de comunicación y entendimiento con el ex presidente hasta que persuadió al presidente Saleh de reforzar la alianza con las milicias y formar un consejo político en asociación con el congreso.

Israel, detrás del asesinato de alto líder yemení

Sammad es considerado uno de los líderes más peligrosos en las milicias y tiene una gran influencia entre sus círculos porque solía pertenecer al ala extrema de las milicias y emplea el enfoque religioso como punto de partida para fortalecer su posición y profundizar su influencia entre ellos.

Con la muerte de Sammad, las milicias hutíes han sufrido una gran caída al perder a una de sus figuras más fuertes y peligrosas. Además, las milicias están sufriendo una derrota moral porque él era alguien con una influencia sin precedentes.

Compartir: