El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, no parecía sentirse muy seguro del caso que intentaba plantear sobre Irán, por lo que ofreció el lunes un discurso ‘absurdo’ para transmitir un mensaje a los iraníes: ¡hagan lo que queremos o van a ver!

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, no parecía sentirse muy seguro del caso que intentaba plantear sobre Irán, por lo que ofreció el lunes un discurso ‘absurdo’ para transmitir un mensaje a los iraníes: ¡hagan lo que queremos o van a ver!

Pompeo pidió a Irán que cumpla con las “simples”12 exigencias de Washington para normalizar lazos bilaterales y amenazó al mismo tiempo al país persa con “una presión financiera sin precedentes” si Teherán se niega a renegociar el acuerdo nuclear sellado en 2015 con el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Un artículo de opinión publicado la misma jornada en el diario local The Washington Post tilda de “absurdo” el primer discurso de Pompeo como secretario de Estado y destaca que el mensaje de que “¡hagan lo que queremos o van a ver!” es un irreal sueño dorado, que “está completamente alejado de la realidad”.

¿Puede Irán confiar en Europa para el futuro del pacto nuclear?

Lo que queda absolutamente desconocido, según la publicación, será cómo la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, va a poner en marchas sus amenazas “sin el apoyo de sus principales aliados europeos que están convencidos de permanecer en el acuerdo nuclear —del que se retiró EE.UU. el 8 de mayo— y mantener sus lazos comerciales con Irán”.

El documento asimismo descartó que Irán represente, según Pompeo, una “amenaza” para los estadounidenses, mientras los aliados de la Casa Blanca en la región del oeste de Asia, “que es la casa de EE.UU., están mejor armados y mejor financiados que Irán”, insiste la fuente.

Además de recordar que el jefe de la Diplomacia estadounidense parecía menos seguro de su plan B sobre Irán y la fecha precisa para implementarlo, el artículo baraja dos posibilidades: o Pompeo sabe que no sabe, de hecho, de lo que está hablando o sabe que sus interlocutores están mejor informados y más escépticos que los de la Administración del expresidente estadounidense George W. Bush (2001-2009) cuando organizaba una invasión contra Irak en 2003 bajo acusaciones que nunca llegaron a probarse.

Compartir: