Las fuerzas aéreas de Israel han atacado con sus aviones de guerra estadounidenses F-35 en dos frentes distintos de Oriente Medio, siendo probablemente uno de ellos el de Yemen, agredido desde hace tres años por Arabia Saudí.

Las fuerzas aéreas de Israel han atacado con sus aviones de guerra estadounidenses F-35 en dos frentes distintos de Oriente Medio, siendo probablemente uno de ellos el de Yemen, agredido desde hace tres años por Arabia Saudí.

El diario israelí “Israel Hayom” publicó el jueves en su versión árabe, “Israel Al-Youm”, que la razón principal de la implicación de Israel en la agresión saudí a Yemen podría ser el acercamiento de Israel a Arabia Saudí y el aumento de la cooperación bilateral entre ambos en los últimos años.

Según Hispan TV, si Israel sospecha que Yemen pueda disponer de un arma capaz de cambiar el “equilibrio” de fuerzas de la guerra, es posible que participe efectivamente en los ataques de Riad al país más pobre del mundo árabe.

El diario predice, en este contexto, que las relaciones entre Tel Aviv y Riad conducirá a un ataque israelí al pueblo yemení.

Esta publicación sale a la luz después de que el comandante de las fuerzas aéreas israelíes, Amikam Norkin, anunciara el martes sin dar más detalles que Israel ha utilizado sus cazabombarderos F-35 en dos frentes distintos de Oriente Medio.

Yemen lanza un misil balístico contra campamento militar en Arabia Saudí

Arabia Saudí no reconoce oficialmente a Israel ni tiene vínculos formales con Tel Aviv. Sin embargo, hay datos que indican que las dos partes han cooperado en secreto en distintos ámbitos durante largo tiempo.

Desde hace más de tres años, Arabia saudí y sus aliados llevan a cabo una campaña militar contra Yemen con el objetivo de restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi y hacer frente a Ansarolá, pero, debido a la resistencia de las fuerzas yemeníes, no han alcanzado sus metas.

La ofensiva saudí ha acabado con la vida de más de 10 000 yemeníes, de acuerdo con el último balance ofrecido por las Naciones Unidas. No obstante, la pérdida de miles de vidas no ha sido el único resultado de la guerra.

Los ataques aéreos de Riad y sus aliados han afectado en muchos casos a la población civil, destruyendo escuelas, centros sanitarios, fábricas y otras infraestructuras, además de haber provocado hambruna y epidemias como el cólera y la difteria en el país árabe.

Compartir: