La Fuerza aérea de Rusia se harán con una 'mano larga' que les permitirá alcanzar incluso los satélites de EE.UU. localizados en la órbita.

La Fuerza aérea de Rusia se harán con una ‘mano larga’ que les permitirá alcanzar incluso los satélites de EE.UU. localizados en la órbita.

Las unidades de defensa aérea rusas se harán con una ‘mano larga’ que les permitirá alcanzar incluso los satélites localizados en la órbita. Así los especialistas valoraron las pruebas exitosas de un nuevo misil de largo alcance que servirá tanto en los sistemas S-400 actuales, como en los próximos S-500.

Se trata del misil 40N6E, cuyo alcance efectivo llega a los 400 kilómetros. Hasta el momento, los S-400 Triumf podían alcanzar objetivos a una distancia de tan solo 250 kilómetros.

“Podríamos decir que este es el primer misil creado en Rusia desde cero y no es una modificación de ninguna familia de misiles soviéticos. Está destinado a ser utilizado como parte del sistema de misiles avanzados de defensa aérea S-500”, señaló a Sputnik un miembro del Consejo de Expertos del Complejo Militar Industrial, Víktor Murajovski.

¿Por qué EEUU teme vender sus cazas F-35 a Turquía?

De acuerdo con las previsiones, la puesta en servicio de los S-500 Prometei se esperaba para 2020, pero, como prometió el comandante de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, Víktor Bóndarev, el pasado abril, el sistema ingresará a las fuerzas de defensa antiaérea antes de lo previsto. Las principales características de combate de los S-500 son un secreto, pero se conoce que los sistemas podrán neutralizar hasta 10 misiles balísticos con velocidades supersónicas e hipersónicas.

De esta manera, la defensa aérea rusa podría neutralizar las amenazas no solo en su espacio aéreo, sino también en la órbita cercana al espacio exterior, como las de EE.UU.

Compartir: