Rusia traspasó este domingo el Mundial a Catar en una ceremonia simbólica encabezada por el presidente ruso.

Rusia traspasó este domingo el Mundial a Catar en una ceremonia simbólica encabezada por el presidente ruso.

Vladimir Putin le dio al emir catarí, Tamim bin Hamad al-Thani, el balón con el que se disputó la final entre Francia y Croacia en el estadio Luzhnikí de Moscú, según Reuters.

A la ceremonia, que tuvo lugar en el Kremlin, asistió también el presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), Gianni Infantino.

“Estoy seguro de que nuestros amigos de Catar podrán llevar a cabo un campeonato del mundo de la FIFA del mismo alto nivel”, dijo Putin, que ofreció al emir catarí su disposición para compartir la experiencia que adquirió Rusia durante la celebración del campeonato de este año.

“Nos sentimos orgullosos de lo que hemos conseguido hacer para los aficionados de este magnífico deporte”, señaló Putin para luego agregar que “fue un gran placer comunicarse con el mundo del fútbol”.

Por su parte, el emir de Catar manifestó su esperanza de que “continúe la cooperación con los colegas rusos para la organización del campeonato”. Bin Hamad deseó también que su país, como anfitrión del próximo Mundial, pueda lograr el mismo éxito que alcanzó la selección rusa, “o incluso lo supere”.

Francia 4 – 2 Croacia: Francia, bicampeona del mundo

Catar será sede del Mundial de Fútbol de 2022, que se disputará entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre.

Compartir: