Varios destacados legisladores de EE.UU. han criticado el comportamiento sumiso del presidente Donald Trump en su cumbre con el líder ruso Vladimir Putin y han tachado al presidente republicano de cobarde y débil.

Varios destacados legisladores de EE.UU. han criticado el comportamiento sumiso del presidente Donald Trump en su cumbre con el líder ruso Vladimir Putin y han tachado al presidente republicano de cobarde y débil.

Según la agencia de noticias británica Reuters, congresistas, entre ellos muchos del Partido Republicano (del presidente Donald Trump), han cargado este lunes contra el mandatario por dar más credibilidad a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que a la comunidad de Inteligencia de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, tras su encuentro de este lunes con su homólogo ruso, descartó las acusaciones de los servicios de Inteligencia de EE.UU. sobre supuestas intromisiones rusas en los comicios del año 2016 y aseguró que confía en las palabras de Putin, quien niega estas acusaciones.

La crítica más fuerte ha venido por parte del senador John McCain, quien ha arremetido contra Trump por no defender la democracia y la soberanía de Estados Unidos frente a Rusia mientras que ha calificado como un “trágico error” la reunión entre ambos jefes de Estado.

A su vez, el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU., Paul Ryan, ha reiterado la intromisión de Moscú en los comicios electorales del 2016 y ha recordado a Trump que Rusia no es aliada de Estados Unidos.

¿Por qué Putin no acepta solicitud de Trump sobre salida de Irán de Siria?

“El presidente debe comprender que Rusia no es nuestro aliado. No existe una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, país que sigue siendo hostil hacia nuestros valores e ideales más básicos”, ha afirmado Ryan en declaraciones tras la cumbre Trump-Putin.

Por su parte, el senador republicano Mitch McConnell ha hecho eco de las declaraciones de Ryan y ha expresado su plena confianza en los organismos de Inteligencia de Estados Unidos que aseguran la mano de Rusia en las elecciones del 2016.

Los servicios de inteligencia estadounidenses manifiestan que Rusia trató de ayudar a Trump para que ganara las presidenciales de 2016. Por su parte, Moscú refuta dichas acusaciones y considera que se trata de un invento para deslegitimar al magnate republicano.

Compartir: