El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, invitar al mandatario de Rusia, Vladímir Putin, a una visita a Washington en el próximo otoño boreal, y las conversaciones ya están en marcha, dijo en Twitter la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, invitar al mandatario de Rusia, Vladímir Putin, a una visita a Washington en el próximo otoño boreal, y las conversaciones ya están en marcha, dijo en Twitter la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“En Helsinki, el presidente de EEUU acordó el diálogo a nivel operativo en curso entre el personal de los consejos de seguridad” de los dos países”, dijo Sanders para añadir que “el presidente Trump le pidió al embajador Bolton que invite al presidente Putin a Washington en el otoño, y esas negociaciones ya se están realizando”.

Más temprano, Trump dijo que desea volver a reunirse con Putin para comenzar a poner en práctica las ideas que discutieron en su encuentro en la capital finlandesa.

Según Sputnik, el mandatario añadió que la próxima reunión con el presidente ruso podría dedicarse a asuntos como proliferación nuclear, ciberataques, comercio, la crisis de Ucrania, el proceso de paz de Medio Oriente, Corea del Norte y otros problemas cruciales que, en su opinión, pueden resolverse.

Legisladores de EEUU enojados con Trump por rendirse a Putin

Además, en una entrevista con un medio local, el presidente de EEUU dijo que será el peor enemigo que haya tenido el mandatario ruso Vladímir Putin si las relaciones entre los dos gobiernos no progresan en el curso de las actuales conversaciones.

“Llevarse bien con el presidente Putin, llevarse bien con Rusia es positivo, no negativo”, dijo Trump al medio CNBC.

Pero añadió: “Dicho esto, si este intento no funciona, seré el peor enemigo que [Putin] haya tenido, el peor de todos”, insistió.

Trump y Putin sostuvieron el lunes 13 su primera reunión cumbre oficial en el palacio presidencial de Helsinki.

El encuentro duró casi cuatro horas e incluyó una conversación privada de más de dos horas, seguida de una cena con los colaboradores de los dos mandatarios.

Compartir: