Después de la cumbre entre Trump y Putin, medios chinos creen que el mandatario estadounidense se mostró más discreto porque Rusia es una potencia nuclear.

Después de la cumbre entre Trump y Putin, medios chinos creen que el mandatario estadounidense se mostró más discreto porque Rusia es una potencia nuclear.

En particular, Global Times señaló en su publicación que el presidente de EE.UU. da una gran importancia a la fuerza militar, especialmente al arsenal nuclear.

Además, al ser China una “influencia global”, el país se somete a más riesgos que un estado pequeño, razón por lo cual, hace falta reconsiderar qué es “suficiente” en el ámbito de armas nucleares.

La causa de la preocupación que muestran los autores es que en estos momentos el “poder nuclear de China está lejos de ser suficiente” y la guerra comercial podría ser solo el comienzo.

“Las tensiones entre las dos naciones podrían extenderse a otras áreas. Creemos que en este proceso la Casa Blanca seguirá evaluándonos, incluyendo el arsenal nuclear chino”, destacaron.

Consecuentemente, el país asiático debería reforzar su punto débil: la fuerza militar, especialmente su potencia nuclear que no está a la par de EE.UU., concluyen los autores.

Según se comenta en el artículo, las armas nucleares de China no solo tienen que asegurar un ataque de respuesta, sino que tienen que disuadir a las demás potencias para “que no se atrevan a intimidar a China militarmente”.

“Solo basta con ver la actitud agresiva de EE.UU. en el Mar del Sur de China y en la cuestión de Taiwán para saber que la potencia nuclear de China está lejos de ser suficiente”, explica el artículo.

De acuerdo con sus autores, lo más probable es que la “arrogancia estratégica” de EEUU se deba a su dominancia nuclear. Por lo cual, temen que Washington podría convertir esta arrogancia en una provocación militar con graves repercusiones para China.

Debido a ello, se determinó que el desarrollo de los armamentos nucleares debería estar entre las prioridades de China, puesto que ello sería una muestra de la determinación por defender sus intereses nacionales.

China ‘almacena arsenal nuclear MASIVO’ ante el temor de ‘actitud agresiva’ de Trump

Pekín insiste en que Washington corrija su proceder y deje de mantener contactos oficiales con Taipéi para no dañar las relaciones chino estadounidenses, ni minar la paz ni la estabilidad en el estrecho de Taiwán.

Las relaciones oficiales entre el Gobierno central chino y esta provincia isleña se interrumpieron en 1949, cuando el movimiento nacionalista Kuomintang ocupó la isla tras ser derrotado por el Partido Comunista Chino durante la guerra civil.

Los lazos entre ambos territorios chinos solo se restablecieron a nivel empresarial e informal a fines de la década de 1980, sin que existan en la actualidad contactos oficiales entre las autoridades.

Pekín considera a Taiwán como su provincia rebelde y rechaza tener relaciones diplomáticas con cualquier país que las mantenga con Taipéi.

Compartir: