Más de un millar de colonos israelíes irrumpieron el domingo en la Mezquita de Al-Aqsa, lo que provocó choques entre los palestinos y la Policía israelí y fuertes críticas de las autoridades palestinas y jordanas.

Más de un millar de colonos israelíes irrumpieron el domingo en la Mezquita de Al-Aqsa, lo que provocó choques entre los palestinos y la Policía israelí y fuertes críticas de las autoridades palestinas y jordanas.

Al menos 10 palestinos fueron detenidos en los enfrentamientos. Los judíos entraron al lugar santo, en la ciudad de Jerusalén, para rezar bajo una fuerte protección policial, según Aljazeera.

El diputado del partido derechista Likud (el del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu), Yehuda Glick, fue quien convocó al rezo con motivo del día conocido en el calendario judío como Tishá Be Av. La convocatoria reunió principalmente a judíos vinculados a corrientes nacionalistas y derechistas.

Glick se jactó de haber podido congregar a “un número sin precedentes” de personas.

Tanto Jordania, país del que depende el Waqf (la entidad que administra el recinto de la Explanada) como la Autoridad Nacional Palestina (ANP), expresaron su firme rechazo a la convocatoria, considerándola provocativa.

Yusif Mahmud, un portavoz de la ANP, instó a la comunidad internacional a dar pasos prácticos inmediatamente para “proteger la Mezquita de Al-Aqsa”.

“Restricciones israelíes sobre Al-Aqsa, similares a la Inquisición nazi”

La Explanada ha sido a menudo el epicentro de tensiones entre israelíes y palestinos. El último incidente grave ocurrió en 2017, tras el asesinato de dos policías israelíes por tres árabes israelíes (los árabes que habitaban en Palestina y se quedaron dentro de las fronteras de Israel tras la fundación del Estado en 1948), tras lo cual Israel incrementó las medidas de seguridad y los palestinos protestaron, en ocasiones violentamente, durante dos semanas.

Finalmente, las medidas de seguridad, que incluían detectores de metales y cámaras, fueron retiradas principalmente por la presión jordana y palestina.

Compartir: