Cui Yonglong, de 81 años, cayó desplomado al suelo mientras los presentes se echaban las manos a la cabeza sin saber qué hacer.

Un anciano chino, Cui Yonglong, de 81 años, cayó desplomado al suelo mientras los presentes se echaban las manos a la cabeza sin saber qué hacer.

Cui Yonglong, de 81 años, estaba en la estación de tren de Jinzhou (Liaoning, al noreste de China) cuando sufrió un paro cardiaco. El anciano cayó desplomado al suelo mientras los presentes se echaban las manos a la cabeza sin saber qué hacer. Tras pedir ayuda por megafonía apareció Ding Hui, una joven estudiante de medicina que estaba esperando un tren. Sin pensarlo dos veces se lanzó sobre el señor para practicarle una reanimación cardiopulmonar.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves y el vídeo no ha dejado de viralizarse desde entonces en YouTube. La aprendiz de médica se enfrentó a su gran examen ante la atenta mirada de los presentes y algún videoaficionado. Sabía que cada segundo contaba para salvarle la vida al señor. Se colocó encima sin tiempo de quitarse la mochila con el llavero de la Pantera Rosa que no dejaba de golpearle la espalda.

Tras más de un minuto de reanimación cardiopulmonar, Cui Yonglong logró recuperarse y levantarse del suelo poco a poco. Ding Hui se quedó a su lado para comprobar que su salud era estable hasta que apareció una ambulancia.

El hijo del anciano, según desvela la prensa china, quiso agradecerle el gesto a la estudiante y le ofreció 2.000 yuanes. Ella rechazó el dinero porque actuó de forma desinteresada. Le dijo que era su obligación ayudar a aquellos cuya vida corre peligro.

El personal de la estación de tren también quiso premiar a la joven heroína y le encontró plaza en uno de los trenes rumbo a su destino, ya que ella había perdido el suyo por salvar al señor Yonglong.

Compartir:

Camentarios

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + = 23