Los cazas rusos furtivos Sujoi Su-57 pueden interceptar a los aviones de combate F-22 y F-35, fabricados por EE.UU., una capacidad que se ha probado en Siria.

Los cazas rusos furtivos Sujoi Su-57 pueden interceptar los aviones de combate F-22 y F-35, fabricados por EE.UU., una capacidad que se ha probado en Siria.

Así lo reveló Vladimir Gutenev, miembro del panel de expertos sobre la industria de aviación en la Cámara Baja (la Duma) del Parlamento de Rusia, a la agencia local de noticias Sputnik, según recoge este martes el portal Defense World.

“El tiempo que nuestros cuatro aviones Su-57 pasaron en Siria nos permitió definitivamente obtener información adicional sobre la capacidad de esta aeronave para detectar (usando sistemas de comunicaciones) aviones F-22 y F-35 de EE.UU. que están operando en el mismo espacio aéreo”, dijo Gutenev.

Además, señaló que las operaciones de los Su-57 de quinta generación han revelado que aviones de combate F-35 de Israel también operan sobre el espacio aéreo de Siria.

VÍDEO: Así caza moderno Su-57 ruso ataca contra terroristas en Siria

Fue el mismo Gutenev que hace unos meses anunció del despliegue de los Su-57 en la base aérea rusa en Hmeimim, situada en la provincia de Latakia, en el noroeste de Siria. Moscú ha trasladado diferentes equipos militares al país árabe, en respuesta a la solicitud de apoyo en la lucha antiterrorista hecha por Damasco y, en este contexto, aprovecha esta presencia para obtener informaciones sobre los aviones de guerra estadounidenses.

El reciente informe del legislador ruso ha sorprendido a muchos analistas ya que los Su-57 están en prueba y aún no han ingresado al Ejército, indica Defense World, para luego precisar que el primer lote, 12 de estos aviones inteligentes, podría entrar en servicio en 2019.

De hecho, el medio considera que este ingreso aumentaría la capacidad militar de Rusia frente a Estados Unidos, puesto que, según Moscú, estas naves son mucho más baratas en comparación con los costosos cazas furtivos norteamericanos F-22 y F-35.

Compartir: