En el transcurso de las últimas pruebas el sistema de misiles balísticos Iskander-M demostró su efectividad en la lucha contra barcos, convirtiéndose así en un nuevo elemento de la defensa costera de Rusia.

En el transcurso de las últimas pruebas el sistema de misiles balísticos Iskander-M demostró su efectividad en la lucha contra barcos, convirtiéndose así en un nuevo elemento de la defensa costera de Rusia.

En particular, se lanzó un ataque masivo contra varios blancos marítimos que fueron eliminados con éxito, cuenta el columnista de Sputnik Nikolái Protopópov. El experto destaca que los sistemas Iskander ya demostraron su efectividad en Siria, donde fueron usados para destruir objetivos terroristas de importancia.

Aparte de sus misiles estándar 9М723, el Iskander-M es capaz de lanzar los misiles de crucero R-500 Kalibr, que permiten contrarrestar no solo objetivos terrestres, sino también los buques enemigos. Así, el experto militar Alexéi Leónkov señala que ahora los misiles Kalibr se reorientan a la lucha contra barcos de segunda y tercera clase que son incapaces de defenderse contra estos misiles.

Entre ellos estaría el destructor Arleigh Burke, que porta misiles de crucero Tomahawk y elementos del sistema defensivo Aegis. Junto con el crucero Ticonderoga, estos barcos son posibles plataformas para un ataque de desarme global, explica Leónkov.

Sumado a los ya existentes sistemas de defensa costera Bal y Bastión, el sistema de misiles balísticos Iskander-M crea un “serio escudo escalonado de la costa”, cuenta el experto. Además, “tampoco hay que olvidarse de los sistemas de artillería costera que se usa a distancias cortas”, añadió.

VÍDEO: Ejército ruso pone a prueba misil balístico con capacidad nuclear Iskander

De acuerdo con el especialista, un sistema de defensa tan escalonado es muy importante para prevenir un desembarco “más allá del horizonte”. Ante este escenario los barcos principales no se acercan mucho a la orilla y envían pequeños y maniobrables navíos que son muy difíciles de abatir.

Consecuentemente, un sistema de defensa costera escalonada permite abatir el “desembarcadero principal” y acabar con toda la operación, explica Leónkov. No obstante, en raras ocasiones los buques de desembarco van solos y suelen estar acompañados de un potente grupo de ataque.

“Al lanzar una ristra de misiles de distintos tipos usados por estos tres sistemas de defensa al enemigo le será muy difícil interceptarlos. De este modo, la defensa costera es más flexible y es capaz de contrarrestar todo tipo de buques”, concluyó Leónkov.

Compartir: