Las autoridades saudíes han dictado sentencia de prisión a un escritor en como parte de una creciente represión liderada por el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, contra predicadores musulmanes, miembros de la prensa e intelectuales.

Las autoridades saudíes han dictado sentencia de prisión a un escritor en como parte de una creciente represión liderada por el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, contra predicadores musulmanes, miembros de la prensa e intelectuales.

Según PressTV, el grupo de derechos Prisoners of Conscience, que es una organización no gubernamental independiente que aboga por los derechos humanos en Arabia Saudí, anunció en una publicación en su página oficial de Twitter que, Mohammed al-Hudhaif , fue sentenciado a cinco años de cárcel tras ser declarado culpable por “insultos a un país amigo “.

El mensaje agregó que los funcionarios saudíes aprobaron el fallo contra Hudhaif al final de un juicio secreto a fines de mayo.

El escritor publicó mensajes en su página de Twitter, advirtiendo sobre las amenazas que el vecino Emiratos Árabes Unidos (EAU) representa para el régimen de Riad, y los diabólicos planes que los funcionarios emiratíes tienen para la región del Oriente Medio.

El informe se produjo pocos días después de que activistas de derechos humanos dijeran que el destacado predicador saudí musulmán y disidente político, Salman al-Odah, que ha estado en prisión desde septiembre de 2016, ha sido transferido de la prisión central de la ciudad portuaria de Jeddah a una cárcel en la capital, Riad, y está a punto de recibir un juicio secreto.

A principios de esta semana, Prisoners of Consciousness también informó que el disidente político y predicador musulmán, Sheikh Suleiman al-Doweesh, había perdido la vida debido a la severa tortura a la que fue sometido durante las investigaciones criminales.

Los funcionarios saudíes también han intensificado las medidas de seguridad en la Provincia Oriental, poblada por chiíes y rica en petróleo.

La Provincia Oriental ha sido escenario de manifestaciones pacíficas desde febrero de 2011. Los manifestantes exigen reformas, la libertad de expresión, la liberación de presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa contra la región rica en petróleo.

Se dispara el desempleo en Arabia Saudí

Las protestas han recibido la mano dura del régimen, y las fuerzas saudíes han incrementado las medidas de seguridad en toda la provincia.

En los últimos años, Riad también ha redefinido sus leyes antiterroristas para atacar el activismo.

En enero de 2016, las autoridades saudíes ejecutaron al clérigo chií, Sheikh Nimr Baqir al-Nimr, un abierto crítico de las políticas del régimen de Riad. Nimr había sido arrestado en Qatif en 2012.

Compartir: