Las autoridades de Arabia Saudí podrían estar preparando la ejecución de una activista chií de derechos humanos, arrestada hace unos tres años bajo el cargo de apoyar protestas antigubernamentales e incitar a la gente a desobedecer al Gobierno.

Las autoridades de Arabia Saudí podrían estar preparando la ejecución de una activista chií de derechos humanos, detenida hace unos tres años bajo el cargo de apoyar protestas antigubernamentales e incitar a la gente a desobedecer al Gobierno.

Israa al-Qomgam de la región de Qatif, ubicada en la provincia oriental rica en petróleo del reino, ha estado encarcelada durante 32 meses.

Israa recientemente apareció ante el Tribunal Penal Especializado (SCC, por sus siglas en inglés) en Riad. El fiscal pidió la pena de muerte para seis acusados, incluidos al-Qomgam y su esposo Musa al-Hashim, quienes fueron arrestados por las fuerzas saudíes el 8 de diciembre de 2015.

“Los mecanismos saudíes que participan en el proceso de enjuiciamiento no son independientes y atienden directamente las necesidades del rey Salman. Israa está siendo sometido a un juicio injusto, que usa leyes defectuosas y se considera como un ‘juicio de demostración’,” informó Sputnik citando la Organización Saudí-Europea para los Derechos Humanos (ESOHR).

Fotos: Yemen da el último adiós a niños asesinados por Arabia Saudí

Israa llamó la atención del Gobierno Saudí durante las protestas de 2011 en Qatif, en el que las manifestantes exigieron el fin de la discriminación contra los musulmanes chiíes y la liberación de los presos políticos.

Muchos medios informaron falsamente el domingo que Israa ya había sido ejecutado por orden del fiscal. Compartieron un video en las redes que mostraba a un verdugo preparando para decapitarla con una espada mientras las fuerzas de seguridad se mantenían al margen. Sin embargo, el video resultó ser de una decapitación anterior.

Compartir: