Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y Canarias concentraron en julio el 60% de las pernoctaciones de los españoles en establecimientos hoteleros.

Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y Canarias concentraron en julio el 60% de las pernoctaciones de los españoles en establecimientos hoteleros.

De ellas, Cataluña, con el 14,2 por ciento del total, sufrió un descenso del 7,2 por ciento en términos anuales, muy superior a las seis décimas de Levante o las subidas del 1 por ciento en Canarias y el 4,9 por ciento en Andalucía, según El Economista.

De los 11,68 millones de turistas que pernoctaron en hoteles, 5,37 millones eran residentes en España, según los datos del INE.

En el caso de los turistas extranjeros, 6,32 millones, el principal destino fue al archipiélago balear, con un 35 por ciento de pernoctaciones y un aumento del 1,1 por ciento respecto a julio de 2017. Cataluña, con un 20,7 por ciento es la segunda, aunque también registra un descenso de los extranjeros, un 6,2 por ciento. Canarias es la tercera comunidad que más atrajo a viajeros no residentes, con el 18,9 por ciento del total, y una bajada del 5,4 por ciento respecto al año anterior.

El turismo de Cataluña puede verse seriamente afectado por la Crisis política

Un mal verano

A nivel nacional, julio registró por segundo mes consecutivo un descenso en el número de pernoctaciones en establecimientos hoteleros, que baja un 2,2 por ciento respecto al mismo mes del año pasado. En junio la bajada fue del 1,2 por ciento, lo que augura un verano peor que el del pasado 2017. Los menores registros se dan tanto en el caso de las pernoctaciones de viajeros españoles, con una disminución del 1,1 por ciento, y en mayor intensidad para el caso de los turistas no residentes, cuyas pernoctaciones caen en julio un 2,7 por ciento respecto al mismo mes de 2017. En julio hubo 11,68 millones de viajeros que sumaron 42,7 millones de pernoctaciones, con una estancia media de 3,65 días.

En julio se cubre el 71,1 por ciento de las plazas ofertadas, con un descenso anual del 2,4 por ciento. El grado de ocupación por plazas en fin de semana baja un nueve décimas y se sitúa en el 75,9 por ciento. De los grandes destinos, Andalucía tuvo el menor grado de ocupación, el 66,7 por ciento, y después Cataluña, el 74 por ciento. La media nacional se situó en el 71,1 por ciento y Baleares registró la mejor cifra de ocupación, con cerca del 90 por ciento. Castilla La Mancha, en cola, solo cubrió el 32 por ciento de la oferta hotelera.

Cataluña también se coloca entre las peores autonomías en los precios de las habitaciones que descendieron de media un 1,95 por ciento, la mayor caída entre los grandes destinos y sólo superada por Cantabria y Navarra. De media, el precio de los alojamientos hoteleros creció en julio un 1,2 por ciento. Como consecuencia de la caída de precios y de estancias, la rentabilidad en Cataluña baja un 2,88 por ciento. También cae en Asturias, 4,62 por ciento, Galicia, 3,3 por ciento, y Navarra con un 6,7 por ciento. De media, subió un 1,15 por ciento.

Compartir: