Corea del Norte acusa a Estados Unidos de organizar maniobras militares para preparar una invasión en su contra, mientras entabla un diálogo con una sonrisa en la cara.

Corea del Norte acusa a Estados Unidos de organizar maniobras militares para preparar una invasión en su contra, mientras entabla un diálogo con una sonrisa en la cara.

Las “unidades especiales” de Estados Unidos llegaron recientemente, por avión, a Filipinas, para realizar un simulacro de “infiltración en Pyongyang”, ha publicado este domingo el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun, citando una emisora de radio.

Además, ha indicado que, a finales de julio o principios de agosto, el submarino nuclear USS Michigan transportó Boinas Verdes, efectivos de la Fuerza Delta del Ejército de EE.UU. y otras unidades especiales, de Okinawa (Japón) a la base naval de Jinhae, en el sureste de Corea del Sur.

Al respecto, el diario norcoreano ha calificado de “extremadamente provocativos y peligrosos” los supuestos movimientos de las tropas estadounidenses en la región, y ha señalado que este tipo de actividades obstaculizan los diálogos en curso entre ambos países.

Por su parte, el director de Relaciones Públicas de las fuerzas de EE.UU. en Japón, el coronel John Hutcheson, ha subrayado que no sabe de qué ejercicios se trata y ha tachado de “exagerada” la acusación del rotativo norcoreano, según el periódico estadounidense The Washington Post.

Sin embargo, Rodong Sinmun ha argumentado que estos actos ponen de relieve que el país norteamericano “está urdiendo un complot criminal para desencadenar una guerra contra la RPDC (República Popular Democrática de Corea)” en caso de que Washington no logre la desnuclearización de la península.

A este respecto, ha insistido en la necesidad de que Pyongyang tome nota seriamente de la política de doble rasero de EE.UU., que actualmente está ocupado en llevar a cabo ejercicios secretos al mismo tiempo que dialoga con la parte norcoreana, con una “sonrisa” en la cara.

Estarían tristemente equivocados si creyeran que pueden intimidar a alguien a través de la “trillada diplomacia de los cañones, que solían emplear como un arma todopoderosa en el pasado, y lograr sus siniestras intenciones”, precisa el rotativo norcoreano.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se reunieron el pasado 12 de junio en Singapur, encuentro en el que ambas partes alcanzaron un acuerdo. En el marco de lo pactado, el mandatario norteamericano se comprometió a detener los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur en torno a la península de Corea, mientras que el líder norcoreano prometió desmantelar el arsenal atómico de su país.

Washington ha criticado en varias ocasiones la falta de progresos en la desnuclearización, motivo por el que el inquilino de la Casa Blanca canceló el sábado el viaje que tenía planeado realizar su secretario de Estado, Mike Pompeo, a Corea del Norte.

Por su parte, las autoridades norcoreanas atribuyen la falta de progresos en el proceso de paz al incumplimiento por parte de Washington de sus compromisos, el mantenimiento de las sanciones y a algunas medidas provocativas.

Corea del Norte critica a EEUU y le exige mostrar su buena fe

Compartir: